La propaganda del miedo del ataque terrorista, por Josune Murgoitio (@josmurgui)

“Los terroristas quieren tener a mucha gente mirando y a poca gente muerta”, afirma el experto Brian Jenkins. Desgraciadamente, el dicho parece cumplirse. Las imágenes emitidas del ataque terrorista en París  difunden horror, y una gran conmoción: los medios muestran dos terroristas (informaciones dicen que tres), disparan y matan. La imagen de uno de ellos que empuña el arma contra un policía recostado en el suelo, en la cabeza. Esa imagen se queda grabada. ¿Es necesario publicarla? Un debate se abre en Twitter. De la misma manera que ocurrió con el asesinato a sangre fría de periodistas a manos del denominado Estado Islámico, hoy la misma pregunta se hace presente: ¿es necesaria la retransmisión de imágenes tan repugnantes?

La respuesta no es fácil. Por una parte, la obligación de informar. Por otra parte, hacerlo con precaución y respetando la integridad de las víctimas. Y de un lado, “el matrimonio de convivencia” que los medios y la propanda del terrorismo tienen. El objetivo del terrorismo: sembrar horror y miedo. Y aunque no exista una definición consensuada de lo que es terrorismo, de hecho existe una gran disputa, puede describirse en términos muy generales como “la utilización no oficial y/o no autorizada de la violencia y la intimidación en la búsqueda de objetivos políticos”, lo que es decir, la violencia política por parte de actores no estatales. Aunque el atentado no haya sido reivindicado, y los objetivos políticos no sean claros, tiene que haberlos.

Retrasmitir imágenes de ese calibre podría entenderse como una manera de extender el objetivo del terrorismo. El miedo es un componente clave del terrorismo, en eso sí existe consenso, y propagar el miedo es mucho más importante para el terrorista que propagar la muerte. En este sentido, Brian Jenkins afirma que el terrorismo no es matar y matar, sino que “los terroristas quieren tener a mucha gente observando, y no a mucha gente muerta”. La violencia no es solo contra aquellos que son asesinados, si no en contra también de los que siguen vivos. La estrategia consiste en matar a unos pocos y aterrorizar a millones. Un ataque terrorista se produce con intención de ser visto por todo el mundo. En este caso, ha sido, en referencia a la libertad de prensa, una semanario satírico francés, Charlie Hebdo, que podría asimilarse a El Jueves en España. Ese mismo semanario ya sufrió ataques por la publicación de caricaturas sobre Mahoma.

violenica para alcanzar objetivos políticos

Violencia asquerosa que siembra horror y terror. Cualquier manifestación de violencia para alcanzar objetivos políticos reniega de ellos mismos. /Madrid. J.M

Hace algún tiempo se advierte de que Europa es objeto de amenaza yihadista. En este sentido, sin conocer las investigaciones policiales que puedan dar lugar a esa conclusión, remitiéndonos a los datos que sí se conocen, hay que recordar que las zonas con más impacto del terrorismo no se encuentran en Occidente, es más existe alivio de haberse prevenido ataques como el que no pudo prevenirse durante el 11-S, desgraciadamente, pues dicho impacto nunca es agradable con independencia del lugar, se producen en Irak, Pakistán y Afganistán principalmente. La gran mayoría de víctimas son musulmanas, desgraciadamente también.

Brave Readers condena cualquier uso de violencia para alcanzar objetivos políticos e insta a las autoridades francesas a explicar a la ciudadanía, en la medida que pueda, qué ha ocurrido, para mitigar los efectos dañiños del miedo y el terror en esta clase de atentados. La resistencia ahora es un factor clave, proveer autoeficacia, no solo centrarse en las víctimas directas, si no también en los supervivientes: evitar la polarización, tensión entre los grupos, la propagación del miedo y la ansiedad. Los medios de comunicación ser prudentes a la hora de informar y ser consciente del papel que cumplen las informaciones en momentes de urgencia emocional.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*