La precariedad atenta contra la calidad informativa, por @FeSPeriodistas

La FEP señala que la defensa de la democracia informativa debe comenzar dentro de las empresas y exige presencia de trabajadores en sus órganos de dirección.

La Federación Europea de Periodistas (FEP), a la que pertenece la FeSP, en su asamblea anual, celebrada hace un par de semanas en Lisboa, analizó los retos actuales del periodismo europeo; desde el radical cambio tecnológico, hasta las amenazas al servicio público de información, pasando por situaciones de inseguridad.

Representantes de 42 asociaciones y sindicatos de comunicación de 32 países aprobaron en la capital portuguesa una veintena de resoluciones. Entre ellas, el apoyo a los trabajadores del periódico suizo en francés, ‘Le Matin’, cuya versión impresa desaparecerá el 22 de julio, dejando sin empleo a 41 trabajadores.

Manifestó también su apoyo al servicio público de la Radio y Televisión que podría sufrir recortes significativos de trabajadores en los próximos meses.

Los temas tratados en Lisboa son un termómetro de la realidad de la profesión periodística en Europa y la importancia del audiovisual público, sostenida por una quincena de sindicatos de otros tantos países (entre ellos la FeSP), estuvo en el centro del debate.

Los testimonios permitieron asegura que el servicio público de noticias sufre amenazas de distinta índole en numerosos países; de ahí el apoyo a esta resolución de parte de sindicatos de España, Italia, Austria, Irlanda, Alemania, Serbia, Austria, Noruega y Suiza, entre otros.

La violencia, cada vez más sistematizada, que afecta al libre ejercicio de la profesión en Europa, apareció como otro tema coral. Agresiones en una amplia diversidad: desde las que soportan los periodistas deportivos, hasta las presiones recibidas por muchos redactores y analistas políticos de ambos sexos. Incluyendo, también, censuras internas a cuando las redacciones pretenden tratar problemas referentes a los accionistas y propietarios del propio medio.

“Si bien dicha violencia no alcanza los niveles que sufren colegas en otros continentes, como Latinoamérica o África, aparece cada vez con más insistencia también en Europa”, indicó Philippe Leruth, presidente de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).

Los delegados abordaron igualmente la marcada desigualdad salarial entre hombres y mujeres periodistas, así como el creciente deterioro de las condiciones laborales en Europa.

En ese contexto, se conoció un estudio de la situación laboral de los informadores en Portugal elaborado en 2016 y que revela que un tercio de los trabajadores recibe “salarios indignos”, de menos de 700 euros mensuales, cuando el salario básico en ese país es de 800 euros).

Casi el 80 % de los encuestados por los autores de la investigación manifestaron su descontento con las condiciones de trabajo y el 90 % consideró que el futuro del periodismo será cada vez “más precario e incierto”.

La preocupante radiografía portuguesa no es única en el continente ya que una realidad idéntica se vive en distintos países.

 “Si uno de nuestros objetivos principales es la defensa de la calidad de la información, debemos estar conscientes que la precariedad de las condiciones de trabajo de las y los periodistas atenta directamente contra la misma”, subrayó Philippe Leruth.

Un periodista que no recibe un sueldo decente no puede hacer correctamente su trabajo, ni ofrecer una información de calidad, enfatizó Leruth, y comentó que si bien la defensa del audiovisual público es importante, “debemos entender al periodista en sí mismo como un bien público”, considerando la trascendencia de su trabajo para la consolidación de la democracia.

Y ese ejercicio, añadió, debe comenzar en las propias empresas, “para asegurar la democracia interna, exigiendo, por ejemplo, una representación, presencia y observación de los trabajadores y periodistas, en los órganos de decisión”.

En su opinión, todo ello es particularmente necesario porque actualmente no solo se produce una creciente concentración de los medios, sino que “grandes empresas, que en muchos casos no se dedican exclusivamente a la información, tienen en sus manos buena parte de los mismos”.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*