Inicio » Blogs »

La plaga del paro, por Javier Astasio

 

Deberían haberlo previsto ayer los sesudos analistas de la actualidad. Deberían habernos adelantado que, puesto que Rajoy no desplegó en Soutomayor la pluma de la creación de empleo, la cifra del paro que hoy se ha dado a conocer iba a ser mala. Tan mala como ese hongo pertinaz que, una y otra vez, se empeña en arruinar la vistosidad de los rosales. Pero no hay nada que temer, porque, si las hojas, los ciudadanos, se vuelven amarillentas, se secan y se caen, las raíces, los Botín, los Florentinos y demás están cada vez más vigorosas.
El gobierno del PP, que trabaja sólo para sus amigos a expensas del resto de los españoles, entre los que, por desgracia, también están muchos se sus votantes, continúa hablando con descaro de bajar impuestos, mientras anuncia nuevos recortes y, si la gente no cae en la cuenta de tamaña e injusta contradicción, es porque todos esos analistas que, como los gatos de don Melitón, bailan en el plato que les dicen no tienen el más mínimo interés en detenerse en la tragedia de más de cinco millones de españoles ni mucho menos en relacionar ese paro con la corrupción y el despilfarro de unos pocos.
Quienes ejercen el hasta hace no tanto honrado oficio de intermediar entre lo que pasa y los ciudadanos, los periodistas, hace tiempo que disfrazan la realidad con cifras. Cifras manipuladas o no, porque hay veces que basta con saturar los oídos del ciudadano con ellas, para que dejen de tener el más mínimo sentido. Y lo digo porque creo que eso, que el exceso de información produce desinformación, es de lo poco que saqué en claro de mi paso por la facultad.
Pero volvamos al paro sin abandonar el papel del periodista. Este mes de agosto, por fin y probablemente porque no había un jefe para impedirlo, un diario económico se tomó la molestia de hacer las cuentas que no quiere hacer el Gobierno con sus cifras creación de empleo, En su reportaje, los autores tradujeron los datos de creación y destrucción de empleo a horas de trabajo desaparecidas con la destrucción empleos a jornada completa y las horas de trabajo creadas con ese empleo basura de unas pocas horas a la semana, por lo general concentradas arbitrariamente -en hostelería y comercio, por lo general- que, por desgracia es el único que se crea y del que el gobierno presume sin dar detalles.
Pues bien, resulta que, a pesar de lo que el gobierno quiere hacernos creer, el saldo es tremendamente negativo, porque aunque en teoría se han creado el doble de empleos de los que se han destruido, las horas de trabajo a que equivalen son apenas dos tercios de las que había. Y eso, a costa de deteriorar derechos, condiciones de trabajo y salarios, porque, ya es hora de caer en la cuenta de ello, una gran parte de los nuevos trabajadores cobran la mitad o menso de los que hubiesen cobrado hace apenas seis años, cuando la crisis comenzó a manifestarse seriamente en nuestro país.
Uno no llega a explicarse por qué las calles de este país no se han llenado de tironeros y por qué los mendigos que alguien reparte estratégicamente en las esquinas, las puertas de los supermercados o las panaderías son casi todos "importados". Habrá quien nos vuelva a hablar de economía sumergida, como pretendiendo que nos sintamos culpables por tratar de sobrevivir, cuando la verdadera sangría a las arcas del Estado es la que llevan a cabo las grandes empresas que cotizan por el mínimo, mucho menos que sus trabajadores, o se llevan sus cuentas a cualquiera de los países ventajistas en los que, a costa del resto, se reducen sus impuestos al mínimo.
En fin, un feo asunto este del paro que parece importar poco o nada al Gobierno que, no sólo deja a los españoles sin trabajo, sino que les deja sin médico, sin escuelas, sin carreteras decentes, mientras, eso sí, nuestros ricos siguen ganando más y más, el fútbol sigue siendo, en contra de lo que ocurre en países más ricos, cada vez más caro y los estadios siguen llenos y la deuda de los clubes a Hacienda crecen. Y es que el paro es una plaga que no parece importar a nuestros gobernantes, porque sólo afecta a algunas hojas de las plantas del jardín. Lo que olvidan es que esas hojas, antes o después son necesarias para que las raíces vigorosas, los florentinos y botines no se pudran.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

 
 
 

0 Comentarios

Deja tu comentario.

 
 

Deja un comentario