La mujer que se respeta ¿vive en soledad?, por @MilagroMendoza

En una red social publique:
No hay más inteligente, que la que sabe darse a respetar… 
Ni más sola, fue la respuesta que recibí; terrible verdad, sentenció otra usuaria.
En realidad ¿el auto respeto, en la mujer, es sinónimo de soledad? 

El auto concepto es lo que creemos de nosotros mismos, y actuamos en función a lo que pensamos.
Estamos educados en el sacrificio, el sufrimiento, el dolor, la represión como si fueran situaciones naturales. Toda actuación de la vida depende de lo que creemos de nosotros mismos. Es reconocer nuestras luces y sombras, fortalezas y debilidades, forman parte de nuestra identidad humana.
Una persona con un auto concepto bajo siempre está pensando que no vale, espera ser engañada, maltratada y humillada por otros. Los sentimientos de inseguridad que experimentan estas personas les lleva a la envidia, el rencor, la dependencia afectiva, manifestando ansiedad, miedo, rencor, logrando enemistad, separaciones, etc.
Una vez que logramos reconocer quienes somos, el valor que poseemos nace el amor a nosotros mismos.
La aceptación de nosotros mismos es el mayor reto para el ser humano.
Desde la infancia, se forma la imagen corporal en nuestra mente. Esta imagen despierta emociones, que luego lleva a juzgar o criticar a nuestro cuerpo. El descontento, se manifiesta en la conducta y trato con otras personas, y por ende en el trato que se recibe.
La persona que se odia, permite el abuso y el irrespeto de otros. Mientras, que la persona que reconoce su valía, coloca límites a la conducta de otros. No mendiga por amor, porque se sabe un ser valioso, que tiene recursos emocionales y psicológicos que compartir.

Quien se respeta, es una persona que goza de atractivo para otros. Disfruta de un amplio círculo de relaciones interpersonales. 
La cultura del maltrato, ha hecho creer que la mujer que se respete. No permita ofensas, golpes, humillaciones, e invisibilizaciòn aleja al hombre de la fémina. Esta “debe” estar dispuesta sexualmente en el momento y la forma que lo pida la pareja. Sin embargo, son muchas las mujeres que han sido pisoteadas e irrespetadas por su consorte, para quedar solas, finalmente. Además de llevar una vida sombría y desgraciada.
La soledad, es una excusa para ¿aceptación la vejación? Si es así ¿por qué eres desdichada?. Si esta es tu situación, te animó a buscar ayuda psicológica. 

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*