La incoherencia de la crueldad, por @raqueltejero_

De vez en cuando
la vida se torna justa y pone a cada uno en su sitio. Tristemente todavía
existen fanatismos generadores de asesinos dispuestos a terminar con la vida de
inocentes. Pero ni las peores almas son inmortales ante el cáncer.
Jesús María Uribetxeberria Bolinaga,
condenado a 32 años de cárcel por el secuestro de Ortega Lara, padece un cáncer
terminal que parece ser no le concederá más 
de nueve meses de vida. Hoy sabremos si los pasará encerrado o se le
concederá el tercer grado. De nuevo nos encontramos ante un “dilema moral”, algo
que han aprovechado 273 presos que han decidido comenzar una huelga de hambre
para exigir que el terrorista no acabe sus días entre cuatro paredes.

Y entre cuatro paredes, y aún más estrechas
pasó Jose Antonio Ortega Lara 532 días sin saber si su vida acabaría el próximo
minuto o tendría la suerte de ser liberado. Una ironía que puede causar de todo
menos risa.

Ahora no sabemos que hacer. Si finalmente queda libre habremos cedido a las presiones de este grupo,  como todo últimamente hacemos las cosas mal y tarde; y si continúa entre rejas, actuaríamos en un marco  fuera de los supuestos principios de nuestra democracia. 

Según muchos de los funcionarios de prisiones
los huelguistas comen y hacen todo tipo de triquiñuelas
para mantener el número de ellos en estado de protesta activa. Por ejemplo,
la lista de reclusos de huelga fluctúa constantemente, ya que cuando son
sorprendidos comiendo se dan de baja y es otro el que se apunta en su lugar. Ninguno
de ellos ha necesitado asistencia médica, los hechos hablan por si mismos.
Para rematar mi indignación, hace un par de días publicaba ABC un
fragmento de la conversación que se mantuvo con Bolinaga cuando aún se desconocía
el paradero de Ortega Lara:

«¿Nos puede decir cómo podemos acceder al
«zulo» en el que se encuentra Ortega Lara debajo de esa maquinaria?
¿Es que no nos lo va a decir aunque el funcionario se muera de hambre?».


-«Pues que se muera de hambre ese carcelero»

Después de todo lo que sabemos sobre las
farsas en sus huelgas y la poca coherencia con la que actúan, sus argumentos
quedan reducidos al nivel de los utilizados por la banda terrorista hasta
ahora. Porque inevitablemente, la crueldad nunca puede ser coherente.

Mi pregunta ante esto es: ¿Serían capaces de
morir por lo que un día mataron?

Foto: El País


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*