La imputación de la infanta Cristina, en la prensa nacional

LA INFANTA CRISTINA, IMPUTADA EN EL 'CASO NÓOS'
La Fiscalía recurrirá la medida

El juez José Castro acordó ayer la citación de la Infanta Cristina como imputada en el caso Nóos mediante un auto en el que justifica su decisión porque así se evitará que la investigación se cierre "en falso", "en descrédito de la máxima de que la justicia es igual para todos". La decisión ha sido tomada en contra del criterio de la Fiscalía, que anunció que recurrirá el auto ante la Audiencia de Palma. El magistrado desgrana en su resolución los indicios recogidos sobre la presunta implicación de la Infanta en la gestión del Instituto Nóos, concluye que fue "cooperadora necesaria" en las actuaciones de su marido, Iñaki Urdangarin, y sostiene que su presencia y la de Carlos García Revenga, asesor de la Casa Real, contribuyen a explicar por qué el duque de Palma obtuvo trato de favor de las administraciones y empresas públicas.

En el auto el juez asume que "si bien no existen indicios racionales" de que la Infanta "interviniera activa y decididamente en la gestión cotidiana" de Nóos, sí prestaba su consentimiento a que su parentesco con el Rey fuera utilizado. El juez Castro sostiene que Urdangarin siempre quiso aparentar que Nóos "gozaba del respaldo de la Casa del Rey" y añade que está "fuera de discusión" que la Infanta y Revenga "prestaron su consentimiento a que se usaran sus nombres, tratamiento y cargo" para favorecer al Instituto.

Subraya el juez que "si el Rey acabó por saberlo, y de ahí su admonición, no se acaba de entender que su hija con un conocimiento mucho más directo y real no llegara a enterarse y de propia iniciativa no hubiera decidido desvincularse formal y efectivamente" de las actividades. Concluye el auto asegurando que la Infanta dejó hacer "disfrutando junto a su marido de los beneficios obtenidos", después de lograr que administraciones públicas y empresas le dieran un "trato generoso y tan pródigo como privilegiado".

El magistrado no descarta que la imputación de la Infanta Cristina puede derivar en el sobreseimiento del caso para ella o en la continuación del proceso, y subraya que la cita es para que "asistida de letrado y con instrucción" sobre sus derechos "facilite las explicaciones que tenga conveniente".
La Casa Real muestra su "sorpresa" por el cambio de posición del juez

Un portavoz de la Casa Real expresó su "sorpresa" por el "cambio de posición" del juez Castro, frente a lo manifestado hace un año cuando descartó la imputación de la Infanta Cristina. La Zarzuela, tras manifestar su "máximo respeto por la decisiones judiciales", expresó su "absoluta conformidad" con la decisión de recurrir la imputación planteada por la Fiscalía Anticorrupción "en su posición procesal de imparcialidad y defensa de la legalidad".

ABC considera que de esta manera La Zarzuela "sale en apoyo de la Infanta, algo que no hizo hace un año con el Duque". EL MUNDO apunta que la Casa Real "esperaba" esta noticia desde mediados de marzo.
Gobierno y PSOE, preocupados por la estabilidad institucional

El Gobierno es consciente de que los acontecimientos que han afectado a la Casa del Rey socavan la estabilidad de la institución, según destaca EL MUNDO. El diario apunta que el Gobierno admite la existencia de una desafección creciente a la Monarquía, y señala activará "todos los resortes en defensa de la Corona", y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no cejará en su empeño de arropar al Rey. En la misma línea, EL PAÍS se hace eco de la preocupación que PP y PSOE muestran en privado por la estabilidad institucional y la imagen de España.

Tras conocerse la imputación de la Infanta Cristina, PP y PSOE mostraron su respeto a las decisiones judiciales. El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, dijo respetar la decisión del juez José Castro, que demuestra que el Estado de Derecho "funciona" y que es "implacable". El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló que su partido respeta la decisión del juez Castro, "como cualquier otra decisión judicial", y dijo que es una muestra de que la justicia es igual para todos.

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, elogió la decisión del juez Castro. "Más vale tarde que nunca. Hace falta en este país que haya jueces que se crean de verdad y tiren para adelante con la independencia del Poder Judicial, sea quien sea quien tenga enfrente", subrayó. La líder de UPyD, Rosa Díez, pidió que la Infanta sea separada de todas sus funciones y que su defensa no sea pagada con fondos públicos.

Desde ERC, Alfred Bosch, dijo que con la imputación de la Infanta "el pueblo catalán tiene un nuevo argumento para optar por la república catalana" que defiende su partido. Jordi Turul, de CiU, expresó también su respeto por la decisión del juez, si bien recalcó que no supone "una acusación, sino una garantía". Aitor Esteban, de PNV, dijo que es el momento de que la Corona "sea tratada de la misma manera que el resto de las instituciones".

infanta 2

La imputación de la Infanta en los diarios

La decisión del juez figura hoy en portada en todos los diarios, que recuerdan que se trata de la primera imputación en la historia de un miembro de la familia real. "La Infanta, imputada", titula EL PAÍS en primera. En páginas interiores precisa que la Infanta ha sido imputada "en un caso de corrupción". "Su Alteza Imputada", es el titular de portada de EL MUNDO. En páginas interiores titula con las palabras del juez Castro: "Pudo cooperar en los delitos de su marido". ABC destaca en primera que "el fiscal recurrirá la imputación de la Infanta Cristina". El juez, apunta el diario, imputa a la Infanta "para despejar 'cualquier duda'". En la misma línea, LA RAZÓN señala que el juez imputa a la Infanta "en contra del criterio de la Fiscalía

"El juez imputa a la Infanta para "no cerrar en falso" el caso Nóos", destaca LA VANGUARDIA, mientras que EL PERIÓDICO se hace eco de las palabras del juez: "Cooperadora necesaria". LA GACETA titula la noticia en portada con un escueto "Imputada", sobreescrito en una fotografía a toda página de la Infanta Cristina.

EL PAÍS 1, 8-16/EL MUNDO 1, 4-9/ABC 1, 16-27/LA VANGUARDIA 1, 10-13/EL PERIÓDICO 1, 2-5/LA RAZÓN 1, 10-15/LA GACETA 1, 6, 7/CINCO DÍAS 30/EL ECONOMISTA 1, 10, 11/AGENCIAS

EDITORIALES

LA CITACIÓN DEL JUEZ A LA INFANTA CRISTINA, SI ADQUIERE FIRMEZA, LE PERMITIRÁ DAR EXPLICACIONES

"La convocatoria judicial a Cristina de Borbón viene a confirmar que el Estado de derecho funciona en España. Proporciona asimismo la ocasión de demostrar que 'la justicia es igual para todos', como proclamó el propio Rey". El auto del juez despliega "un argumento sólido sobre la necesidad de la imputación, aunque esa solidez se desvanece un tanto a la hora de acotar los hechos por los que se procede a ello, dejando siempre el regusto de que Castro ha tenido en cuenta la enorme presión de la opinión pública a la hora de tomar una decisión que no transmita la impresión de que la Infanta escapa al destino procesal del resto de protagonistas del caso Urdangarin". "Si no hubiera tomado la decisión de llamar a la Infanta, se habría pensado en un enjuague destinado a apartar a la hija del Rey de toda molestia procesal por el hecho de serlo". "Está claro que la Infanta no tomó parte en la gestión del Instituto Nóos ni en otras actividades sospechosas. Lo que se investiga es si prestó su consentimiento a la utilización de su nombre, tratamiento y cargo". Declarar como imputada "no implica el señalamiento de delito concreto alguno. Es el único modo de que la Infanta se explique ante la justicia". "Es imprescindible que la justicia llegue hasta el final del caso Nóos, no sólo por tratarse de un asunto grave de corrupción, sino de un escándalo que está causando un daño considerable al prestigio de la Monarquía".

EL PAÍS 26. Editorial
UNA IMPUTACIÓN DRAMATIZADA POR SU RETRASO

"La imputación de la Infanta Cristina era un hecho cantado". "La tardanza del juez en dilatar esa decisión sólo se explica por discretas gestiones institucionales plasmadas en la reiterada negativa de la Fiscalía a dar ese paso". "Está claro que el Gobierno ha intentado que no se produjera la imputación en la creencia equivocada de que así protegía la institución monárquica y evitaba dar una mala imagen de España en el exterior con una noticia que tiene una evidente repercusión internacional". "Sin embargo, postergar la imputación de Doña Cristina ha generado el efecto contrario al esperado. Ese aplazamiento ha dotado de especial dramatismo un paso procesal que se derivaba naturalmente de la instrucción. La sensación que deja ahora la resolución de José Castro es que se han descubierto nuevos elementos incriminatorios contra ella. Nada más lejos de la realidad: la mayoría de indicios que el juez expone en el auto existían desde un principio". "Aun cuando la Infanta será interrogada sobre un caso de corrupción, es obligado recordar que la imputación no implica condena, y que ni siquiera existe una acusación formal contra ella". "Más aún, la base probatoria que el sumario contiene sobre posibles actos delictivos de la Infanta es tan frágil a día de hoy que, a menos que surjan nuevos elementos, difícilmente habrá razones para sentarla en el banquillo".

EL MUNDO 3. Editorial

monarquico

CON LA JUSTICIA, CON LA MONARQUÍA

La citación de Doña Cristina debe valorarse desde la perspectiva "de la ejemplaridad pública y la igualdad ante la ley, pero sin transformar ambos principios en una circunstancia que, aplicada a la hija del Rey, acabe perjudicando sus legítimos derechos a la defensa y a la presunción de inocencia". "Para el juez Castro, la imputación de la Infanta se produce no por lo que hizo, sino por lo que dejó hacer a otros". Sin embargo, para que la afirmación del magistrado "no pase de audaz a temeraria tendrán que ser contundentes los nuevos indicios que aparezcan contra la Infanta. Si todo lo que hay contra Doña Cristina es lo que aparece en el auto, esta imputación es muy endeble". "Todo parece indicar que el juez Castro se ha dejado llevar por la presión mediática y de las redes sociales".

"Este es un caso que está generando un gran daño a la Corona y que requiere ser visto en su justa proporción. Si un miembro de la familia del Rey tiene que ser juzgado, que lo sea. Pero no se puede poner en tela de juicio el valor de la institución que cimienta la unidad de la nación española y su proyección internacional". "La Corona es tan valiosa, imprescindible y trascendental para España hoy como lo ha sido a lo largo de nuestra Historia. La Corona es España". "En todo caso, la trascendencia judicial de la imputación de Doña Cristina implica inevitables consecuencias institucionales". "Es conveniente que la Infanta realice gestos explícitos e inequívocos para asumir la gravedad de la situación y contribuir a que la Corona (…) no sufra más cargas que las ya impuestas por la conducta, al menos irregular e inadecuada, de su esposo, Iñaki Urdangarin".

ABC 4. Editorial
UNA GRAN OCASIÓN PARA DEMOSTRAR QUE LA JUSTICIA ES IGUAL PARA TODOS

Por primera vez en la preparación de esta causa, el magistrado no coincide con el ministerio fiscal, que mantiene su actitud inicial de no implicar a la Infanta Cristina. Sin embargo, el juez Castro cree que en las circunstancias actuales, "no imputarla sería tanto como negar que la justicia es igual para todos. Es una forma de tomar la palabra al Rey, que en su discurso de Navidad de 2011 pronunció esa misma frase". "Y, efectivamente, a pesar de que se trata de un caso de una gravedad histórica por sus repercusiones de todo tipo, también es una oportunidad para demostrar el buen funcionamiento de las instituciones, ante las que todos, incluidos los miembros de la familia real, pueden demostrar su inocencia".

EL PERIÓDICO 6. Editorial
UNA IMPUTACIÓN DISCUTIBLE

No resulta difícil barruntar que tras la decisión del juez de imputar a la Infanta Cristina "existen motivaciones espurias o cuando menos, muy discutibles desde la ortodoxia judicial y la calidad técnica. No en vano, el fiscal, que desde un principio ha investigado el caso en estrecha colaboración con el juez, sostiene que no hay indicios suficientes para imputar a Doña Cristina". "La endeble consistencia" del argumento esgrimido por el magistrado "retrata un auto que el fiscal se ha negado a secundar, con buena lógica, aunque sólo fuera por pudor intelectual y profesional". Sorprende que el juez haya dado carta de naturaleza a unos correos electrónicos aportados en un goteo interminable "con evidente ánimo de chantajear". "Que el instructor haya decidido imputar a la Infanta amparándose en e-mails de muy dudosa veracidad produce cierto estupor". "En todo caso, habrá que esperar a que la Audiencia Provincial se pronuncie sobre la apelación de la Fiscalía Anticorrupción. Si no lo hubiera hecho antes del día 27 próximo, el juez Castro debería aplazar la comparecencia por elementales razones éticas y de prudencia. Si no lo hiciera así, se habrá retratado definitivamente ante la opinión pública".

LA RAZÓN 3. Editorial
LA CORONA NO ESTÁ IMPUTADA

La imputación "parecía inevitable" después de que Diego Torres filtrara correos electrónicos en los que su socio Urdangarin daba parte a su esposa de actividades irregulares. "Ello no obstante, la argumentación empleada por el juez para justificar la imputación no deja de ser extravagante. Dice Su Señoría que imputa a la Infanta Cristina porque 'la Justicia ha de ser igual para todos'. Bien, eso es una obviedad, pero de ella no se deduce necesariamente cargo alguno contra Doña Cristina. Todo indica, por tanto, que esta imputación tiene más de gesto ante la opinión pública -comprensible, por otro lado- que de necesidad procesal". Tras esta imputación "subyace la impresión de que la Casa del Rey queda, cuando menos, salpicada por el escándalo". "A este respecto es preciso decir algo con toda claridad: la imputación de la Infanta afecta únicamente a Doña Cristina y en modo alguno puede ser interpretada como una imputación general a la familia del Rey ni a la monarquía". "Sería injusto deducir del caso Nóos una especie de culpabilización general de la Corona. La Corona no está imputada".

LA GACETA 3. Editorial
LA MONARQUÍA DEJA DE SER INTOCABLE

"Se rompe un tabú en torno a la casa real forjado en la Transición: las actuaciones de la familia real están a salvo de cualquier comentario. Un grave error que mezcló la impunidad constitucional del Monarca con la ausencia de crítica e hizo concebir la falsa ilusión de que el privilegio del Rey también se extendía a su familia. Sin embargo, se olvidó lo más importante: la obligación que tienen todos los miembros de la familia real de dar ejemplo de autoridad moral y ser los primeros observadores de la ley". "Si finalmente resulta condenada, Cristina de Borbón debe renunciar a su puesto en la línea de sucesión, para desvincularse de la Corona y contribuir a la pervivencia de la misma. Se ha roto el tabú y los ciudadanos exigen ejemplaridad".

EL ECONOMISTA 3. Editorial

Acerca de @Periodisticos 7602 Articles
Comunidad virtual de periodistas, blogueros, comunicadores, profesionales de este sector en paro, en situación laboral precaria o estudiantes que buscan su primer trabajo o becas

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*