La imagen más insólita del pozón, por Javier G. Caso (@javicasopress)

La imagen más insólita del pozón

 La limpieza del estanque de la Santa Cueva y la retirada de las monedas que allí lanzan los peregrinos sorprenden a los turistas que días atrás visitaban el Real Sitio de Covadonga

 

El pozón de Covadonga, sin agua, días atrás. FOTO: JAVIER G. CASO  

Un momento de los trabajos de limpieza. FOTO: JAVIER G. CASO
  Atónitos se quedaban días atrás los turistas y peregrinos que visitaban Covadonga con la imagen que puede verse sobre estas líneas, la de un pozón vacío, casi sin agua, y en el que cuatro operarios trabajaban con picos, palas, una manguera y un tamiz. Algunos se preguntarán, pero...¿qué hacían allía? Pues limpiar y drenar el pozón, retirar el barro y la arena allí acumulada y de paso retirar las monedas lanzadas por muchas de las personas que visitan el santuario a modo de ofrenda a la Santina. Tan insólita estampa no se contemplaba desde hacía seis años, lo que explica la sorpresa de los visitantes. Fue en 2007 cuando se realizó otra limpieza similar. Como entonces, ahora también se aprovechó el bajo caudal del río Las Mestas, que bajaba casi seco la semana pasada, para realizar este trabajo que, además, exige vaciar el pozón abriendo las compuertas existentes bajo la explanada y que contribuyen a retener al agua bajo la Cueva.

Si una cosa quedó clara es que a los turistas ver el pozón vacío no les gustaba; preferían verlo como en anteriores visitas, cubierto de ese agua verdosa bajo la que se ven brillar las monedas que ahora, para su sorpresa, se retiraban. Y de inmediato lanzaban una pregunta al aire. ¿Y ese dinero para dónde va? Por lo que explicaron los responsables del santuario se destina a obras sociales y a mejoras en Covadonga. Desde luego el primero de los destinos es el mejor posible y el segundo tampoco está mal si tenemos en cuenta las carencias, desperfectos y deterioros que padece el Real Sitio; unos problemas que han de solucionarse lo antes posible por el bien de un lugar que es todo un emblema para Asturias, amén de un recurso turístico de primer orden. Pero claro, hará falta mucho más dinero que el que estos días se ha recuperado del pozón. Y eso exige la implicación presupuestaria de todas las administraciones públicas. De todas.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*