La gran influencia del boca a boca 2.0 a la hora de tomar decisiones de compra, por @isabelvazquez_

wordofmouthInternet se ha convertido en la fuente de información preferida por el gran público a la hora de buscar referencias sobre cualquier marca, producto o servicio. Un consumidor actual buscará siempre en la red antes de comprar, necesitará el beneplácito de otros usuarios que ya han pasado por esa experiencia previamente.

El clásico sistema de transmisión de información a través del boca a boca (Word of mouth) se traslada de un corrillo de vecindario a la red. La gran transformación se materializa en la difusión de este mensaje: en lugar de tener lugar en un ambiente informal entre un pequeño grupo de personas, la publicación en la red hace que el contenido de la vuelta al mundo instantáneamente. Su propagación es infinita e inmediata y el alcance del comentario o crítica es imparable.

Se trata de un fenómeno que no deja de proliferar en la red; los usuarios quieren dar a conocer a los demás consumidores sus experiencias de compra. Que a su vez quieren tener disponible esta información de otros usuarios y productos antes de tomar una decisión. Es una especie de cadena en la que unos usuarios se nutren de otros con sus experiencias reales aportando opiniones y calificativos.

Los consumidores, a la hora de buscar un producto en la red, desean saber si la compra les supondrá un ahorro con respecto a otra elección, si la calidad es fiable y si mejorará realmente su calidad de vida. A la gente le gusta hablar de sus productos favoritos, así como ‘vengarse’, de alguna forma, con una mala crítica, cuando se sienten engañados o estafados.

La validez de esta fuente de información se basa en un sistema muy interactivo y continuo, donde las marcas no pueden iniciar ni detener ningún hilo de conversación. Lo perfecto es ser una empresa muy activa y dispuesta a generar conversación interactiva y sincera con los usuarios.

Uno de los grandes miedos de cualquier marca es recibir críticas desfavorables en la red. Esto no ha de ser siempre algo malo, ya que los comentarios negativos agregan autenticidad y aumentan el índice de captación de clientes, los consumidores sienten que están comprando en un ambiente real.

Ante un comentario negativo se puede optar por no participar, aunque eso denotaría cobardía por parte de la empresa o marca en cuestión, sería como agachar la cabeza mientras tu competencia más directa capta clientes.

En conclusión, nos encontramos ante un mercado profundamente digitalizado en el que los internautas toman decisiones de compra en base a las opiniones de personas con las que se sienten identificadas, a pesar de que sean desconocidas. Buscan el punto de vista de aquel consumidor que se ha enfrentado previamente a lo mismo que él para otorgarle ese punto de credibilidad del que carecen las marcas y empresas que solo están interesadas en vender. Has de tener en cuenta que para muchos usuarios es imprescindible la aprobación de otras personas antes de tomar una decisión final de compra.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*