La generación del WhatsApp, por Pablo Moreno Acevedo (@pmacevedo)

Las personas somos hijos de nuestro tiempo. La forma de pensar y de actuar está influenciada por la época en la que vivimos, la sociedad y sus costumbres. Las innovaciones tecnológicas y comunicativas han irrumpido en nuestras vidas hasta el modo de hacerse indispensable para nuestra existencia.

Poeple NowadaysLa facilidad para acceder a la información que nos proporciona Internet es una poderosa arma comunicativa, e incluso cultural, sin embargo, también tiene sus desventajas. Esta inmediatez, la de las redes sociales, la del WhatsApp, la de Google para solucionar nuestros problemas, nos están convirtiendo en seres etéreos, incapaces de permanecer ni 5 minutos realizando la misma tarea.

Todo lo que queremos hoy y ahora, mejor pronto que tarde y, a ser posible, con el mínimo esfuerzo. Pasamos mucho tiempo en línea, quizá demasiado: trabajo, ocio, información, comunicación… Las utilidades de la red son múltiples y variadas. Sin embargo, puede convertirse en un arma de doble filo. Por un lado, es un medio universal, fuente de información visual y auditiva. Sus ventajas son innumerables. Por otro, nos da soluciones (veraces o no) con demasiada facilidad, prácticamente sin esfuerzo y su interactividad y dinamismo nos conducen a una navegación frenética.

En un mundo donde no hay lugar para la pausa y la contemplación, en el que el estrés se apodera de nuestro quehacer diario, resulta complicado realizar una lectura detenida y profunda. El escritor americano Bruce Friedman constataba esta realidad con la siguiente afirmación: “He perdido casi completamente la capacidad de leer y asimilar un texto largo en la red o incluso impreso. (…) tengo dificultades a la hora de absorber un blog de más de tres o cuatro párrafos”.

Cuanto más tiempo pasamos en Internet, más nos cuesta mantener la concentración en textos largos. Un trabajo sobre los hábitos investigativos en línea, realizado por académicos de University College de Londres concluye así: “Es evidente que los usuarios, cuando leen en línea, no lo están haciendo en el sentido tradicional del término. (…) Casi pareciera que entran en línea para evitar leer en el sentido convencional de la palabra”.

Este rápido acceso a una multitud ingente de información nos facilita mucho la labor de investigación. Todo el conocimiento al alcance de un clic. Por este motivo, generalmente no nos molestamos en aprender lo que estamos buscando, si no en solucionar la duda concreta del momento, ya sea por una necesidad académica, laboral o personal. Sólo en contadas ocasiones, nos involucramos en nuestro objeto de estudio y disfrutamos de esa búsqueda. Como todo está en Internet, no sabemos nada.

En cualquier biblioteca, hay gente que está más tiempo pendiente de su smartphone que del libro de texto. Es un comportamiento muy extendido. La satisfacción inmediata de que se acuerden de ti, supera a la de aprender integrales, historia o inglés. Esa actitud dañina es muy contagiosa.

Es un problema educativo, de valores. Los jóvenes no priorizan sus deberes e intereses. No saben compaginar su vida de ocio con la de estudio o trabajo. Todo se convierte en una masa informe. Cuando están estudiando también están en contacto con sus allegados, sin embargo, el contrario no tiene lugar.

Hasta que no hagamos entender a los jóvenes, y no tan jóvenes, que cada cosa tiene su momento, que hay que dar prioridad a unas cosas respecto a otras, que no se puede estar en todo y que no somos computadoras que pasan de un proceso a otro sin inmutarse (nuestro rendimiento decae en el cambio de proceso), seguiremos teniendo el mismo problema.

En un artículo publicado recientemente en la Gaceta de Galicia titulado Nuestra generación: la de los idiotas la autora se muestra muy crítica con la sociedad que estamos creando: “Nos hemos convertido en unos auténticos gilipollas que no viven, si no twitean. No respiran, publican fotos. No preguntan cómo estás, sino que mandan un WhatsApp.” Puede parecer exagerado, pero por desgracia, en muchas ocasiones, es así.

1 Comment

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*