La @FeSPeriodistas pide una rectificación a la Defensora del Pueblo

Becerril opinó que los informadores deben vestir un chaleco blanco en las manifestaciones, cuando es voluntario y solo se facilita a los afiliados a una asociación, y que quienes no lo utilizan se ponen "en una situación de riesgo”.

 La Federación de Sindicatos de Periodistas ha solicitado a la institución del Defensor del Pueblo que rectifique la respuesta que ha dado al Movemento polos Dereitos Civis, en la que indicaba que los periodistas que no van a las manifestaciones identificados con un peto de color blanco con la inscripción "prensa", a modo de chaleco, se ponen "en una situación de riesgo en este tipo de situaciones".

Ese colectivo gallego presentó una queja ante la Defensora del Pueblo, por la actuación de algunos agentes de policía durante la protesta convocada el pasado 29 de marzo en Madrid, que no fue comunicada previamente a la Delegación del Gobierno.

En el escrito de respuesta a esa queja se cita el convenio de colaboración suscrito en marzo de 2011 entre el Ministerio del Interior y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), en el que se establece que, en las manifestaciones en la calle, los periodistas y fotoperiodistas "podrán, de forma voluntaria, portar un distintivo tipo chaleco".

La Defensora del Pueblo indica en su escrito que en las imágenes de los hechos que denunció el citado Movemento polos Dereitos Civis se ve a personas que no llevan ninguna prenda que las identifique como periodistas, por lo que ellos mismos se sitúan "en una situación de riesgo".

De ahí deduce que en la intervención policial en aquella manifestación "no cabe entender que haya existido una actuación policial incorrecta", con lo que da por hecho que el chaleco blanco es de uso obligatorio para todos los periodistas, cuando el citado convenio indica claramente que es de carácter voluntario y, además, solo se facilita a los afiliados a la asociación que lo suscribió con el ministerio.

La FeSP ha transmitido su sorpresa y preocupación a la Defensora del Pueblo, porque con esa respuesta asume que esos periodistas pueden ser reprimidos en su trabajo, aunque no hayan cometido una falta o delito, simplemente por acudir a informar de una manifestación y no llevar un peto blanco que no es obligatorio legalmente.

La FeSP ha pedido a la Defensora del Pueblo que rectifique su respuesta, porque no se ajusta a la legalidad, y continúe tramitando la queja que planteó el Movemento polos Dereitos Civis.

El texto de la carta:

En la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) hemos tenido conocimiento de la respuesta dada por la institución que usted representa a la portavoz del Movemento Polos Dereitos Civis, con el número de expediente 14006881 y fecha de salida 23 de octubre de 2014. En ese escrito se incluyen algunas afirmaciones inexactas, lo que lleva al Defensor del Pueblo a redactar una contestación que, en algunos párrafos, consideramos atentatoria contra la libertad de expresión y principios elementales de los Derechos Humanos.

Esa respuesta -firmada por su adjunta segunda, doña Concepció Ferrer i Casals- se sustenta en la contestación dada a su consulta por la Dirección General de la Policía que, en su parte esencial, no se ajusta a la realidad de la situación legal en esta materia.

El convenio de colaboración al que hace referencia la Dirección General de la Policía, firmado en marzo de 2011 entre el Ministerio del Interior y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), no obliga a los periodistas o fotoperiodistas a utilizar el chaleco que se menciona para identificarse. En su artículo primero especifica que los informadores "podrán, de forma voluntaria, portar un distintivo tipo chaleco".

Además, la entidad firmante de ese convenio no es la “representante de este sector”, como se afirma en su respuesta. Esa organización solo representa a sus asociados, que son los únicos que pueden obtener el chaleco, una prenda que no facilita a los profesionales no asociados a ella. Es una de las diversas organizaciones profesionales y sindicales que existen en el sector periodístico español y buena parte de la profesión periodística no pertenece a ninguna de ellas. No existe una organización única que ostente la representación de todos los periodistas y fotoperiodistas.

Consideramos muy grave que, en su respuesta, la institución del Defensor del Pueblo no haya tenido en cuenta las sentencias judiciales que reconocen el pleno derecho de cualquier ciudadano a fotografiar o grabar imágenes de actos públicos y difundirlas, incluyendo las actuaciones de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado o de las comunidades autónomas.

Consideramos que atenta contra derechos de la ciudadanía garantizados en la Constitución española el párrafo de la mencionada respuesta en el que el Defensor del Pueblo indica: "Contrariamente a esa recomendación, en las imágenes se puede observar a determinadas personas que en el momento de producirse la intervención policial no portan prenda alguna alusiva a su condición de informador. El incumplimiento de este tipo de recomendaciones por los propios profesionales implicados les coloca en una situación de riesgo en este tipo de situaciones, por lo que no cabe entender que haya existido una actuación policial incorrecta si no se adoptan las medidas pertinentes acordadas mediante el citado Convenio…”

De esas afirmaciones se desprende que, aunque esos informadores no hayan cometido una falta o delito, pueden ser reprimidos en el desarrollo de su labor profesional por no utilizar una prenda de identificación que legalmente no están obligados a llevar.

Desde la FeSP nos permitimos recordar a la institución del Defensor del Pueblo el informe elaborado por la Representante sobre Libertad de Medios de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Dunja Mijatovic, referido a los hechos ocurridos el 29 de marzo de 2014 en Madrid, que es suficientemente ilustrativo respecto de la acción policial.

Por todo lo anterior, la Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) solicita a la Defensora del Pueblo la rectificación urgente de la respuesta dada en el expediente citado y que continúe la tramitación de la queja interpuesta por el Movemento Polos Dereitos Civis, porque consideramos que es de justicia y acorde con su obligación de “defender los derechos fundamentales y las libertades públicas de los ciudadanos mediante la supervisión de la actividad de las administraciones públicas.”

Firma la carta Agustín Yanel, secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP)

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*