La @fape_fape anima a los periodistas a seguir garantizando el derecho de información de los ciudadanos

La principal preocupación de la Federación es que la actividad de los profesionales esté rodeada de las máximas medidas de seguridad y de protección de su salud y que esta gravísima crisis no abra la puerta a despidos fulminantes

coronavirus informativos dentroEn la víspera del cumplimiento de los primeros 15 días de confinamiento, la FAPE destaca el enorme e impagable servicio que los periodistas y fotorreporteros están haciendo para asegurar el derecho de información de los ciudadanos con su cobertura de la pandemia del coronavirus aún a riesgo en algunos casos de su salud.

A punto de comenzar la segunda quincena de confinamiento, la FAPE anima a los periodistas a mantener el esfuerzo por ofrecer a los ciudadanos la información veraz, verificada y contrastada que les sirva para formarse su propia opinión y tomar sus decisiones con un conocimiento profundo de los hechos, lejos del señuelo de las noticias falsas, los bulos y los rumores. Solo de esta manera podremos cumplir eficazmente nuestra misión esencial de servicio público.

La principal preocupación de la FAPE es que la actividad de los periodistas esté rodeada de las máximas medidas de seguridad y de protección de su salud, sobre todo para los que están ejerciendo el oficio a pié de calle, y que esta gravísima crisis no abra la puerta a despidos fulminantes en un escenario de alta precariedad que ya ha propiciado ERTES y suprimido los encargos informativos a autónomos, freelance y colaboradores.

En este sentido, la FAPE se une a la Federación Internacional de Periodistas, de la que es miembro, y a otras ochos organizaciones internacionales de prensa que han pedido a la Unión Europea que declare el periodismo y el libre flujo de información como servicios esenciales en los esfuerzos de Europa para contener la pandemia.

La FAPE suscribe la declaración de dichas organizaciones, en la que se subraya que el flujo libre de noticias independientes es más esencial que nunca, ”tanto para informar al público sobre medidas vitales para contener el virus como para mantener el escrutinio público y el debate sobre la idoneidad de esas medidas”.

La rendición de cuentas a la que están obligados los Gobiernos, y que se hace a través de los medios, cobra especial relieve e importancia en la gravísima crisis que estamos viviendo, dado que los ciudadanos reclaman una información transparente, rigurosa y puntual sobre las medidas que se están tomando para frenar la pandemia y las consecuencias que tendrán sobre sus vidas.

El periodismo de nuestro país estará ejerciendo eficazmente su función de servicio púbico si elabora y difunde informaciones veraces, verificadas y contrastadas con fuentes fiables, única defensa que tiene la sociedad para afrontar las estrategias de desinformación partidistas, las especulaciones sin fundamento y los bulos y rumores malintencionados, que solo pretenden crear un estado de alarma generalizado a fin de romper la convivencia democrática en nuestro país.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*