La decisión de Kohl, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

En "El testamento político definitivo de Kohl", Claudi Pérez resalta el carácter simbólico de las últimas voluntades de Kohl para su funeral: 

Dejó bien claro que deseaba que la ceremonia se desarrollara en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo, que el féretro fuese cubierto por la bandera europea y, hecho no confirmado, que Merkel no pronunciase un discurso en el acto...

Todo ello, sin duda, para reafirmar su mensaje a favor de la unidad europea y de una Alemania europea.

Cuestiones todas ellas que sin duda habrán levantado ampollas en amplios sectores de la sociedad alemana y a la propia Merkel, que al final sí ha intervenido, "pasando por alto viejas rencillas".
       Funeral europeo de Helmut Kohl en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo

Estoy de acuerdo en lo básico con el contenido de esta crónica, pero me gustaría añadir una "nota a pie de página" sobre la expresión, repetida hasta tres veces, "funeral de Estado en suelo francés" ya que, en mi opinión no se trata de ninguna de las dos cosas:

Estoy convencido de que Kohl no eligió Estrasburgo para hacer una afrenta a sus paisanos. Ni siquiera a Merkel. 

Para comprender esta decisión de Kohl, hay que tener en cuenta el pasado histórico de Estrasburgo, ciudad fronteriza que durante etapas prolongadas ha estado alternativamente en manos francesas o alemanas, pero sobre todo que, después de la Segunda Guerra Mundial, "Estrasburgo se convirtió en símbolo de la reconciliación francoalemana y, por extensión, europea..."




Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*