La décima a ritmo de samba, por Pablo Poza Pérez (@ppozaperez)

Ronaldo adelantó a los blancos. Empató Diego Costa, y el central, Miranda, marcaría en la prórroga. Mourinho y Ronaldo, expulsados. El Real Madrid, que dio tres palos, cierra el año en blanco.

REAL MADRID-ATLETICO DE MADRID

Tras la frustración de la Champions League y la Liga, el Real Madrid deja escapar la Copa del Rey al perder la final disputada en el Santiago Bernabéu, en la prórroga (1-2) ante el Atlético de Madrid.

Los goles de los brasileños Diego Costa y Miranda acentuaron la condición de ganador del equipo rojiblanco en las citas grandes, en las finales, un aspecto cargado en el debe de su preparador, Diego Pablo Simeone, capaz de transmitir ese poder en sus jugadores. El balón se puso en juego y el Atlético Madrid ejecutó una presión intensa que presumió una declaración de intenciones diferente a la prevista. Más tendente a la de las finales jugadas con Diego Simeone en el banco que a las presumidas en los partidos entre estos dos equipos. El cuadro blanco, con Luka Modric como director, movió el juego y cercó el área de Thibaut Courtois. No acabó de definir las acciones. Pero en uno de los saques de esquina que forzó encontró el gol. Sacó Mesut Ozil y Cristiano Ronaldo se deshizo de Diego Godín para adelantar al equipo blanco con un gran remate de cabeza.

Hasta ese momento, el cuarto de hora inicial, el Atlético Madrid apenas divisó el área de Diego López. No tuvo continuidad la superioridad madridista, que pretendió rentabilizar su ventaja. Demasiado pronto. El cuadro de Simeone reaccionó. Adelantó sus líneas y empezó a encontrar al colombiano Radamel Falcao. El ariete asumió el liderazgo que se le presume mientras el centro del campo rojiblanco se ordenó y solidarizó en la presión. El Atleti tomó el mando. No aprovechó, sin embargo, la banda de Michael Essien, donde el cuadro de José Mourinho fue incapaz de disimular sus carencias. Despreció el balón el Real Madrid. Diego López, el meta, era el encargado de sacar la pelota con lanzamientos largos, al azar. Sin destino. Así, a la primera que tuvo empató el Atlético. Una demostración de Falcao, en el centro del campo. Resguardó el balón y dejó en evidencia a Albiol y a Sami Khedira para regalar un centro perfecto a Diego Costa. El brasileño no perdonó. Cruzó el balón a Diego López. El choque se abrió en el tramo final previo al intermedio. Un disparo de Özil desde la frontal pudo poner por delante de nuevo al equipo blanco. Pero su tiro, mordido, pegó en el palo.

La reanudación arrancó con una advertencia rojiblanca. Un disparo de Filipe Luis a un centro lateral de Gabi que salió rozando el palo derecho de Diego López. Pero más clara fue la que tuvo el Madrid a continuación. Después de una acción de Ronaldo y un remate a puerta vacía de Karim Benzema que dio en el palo. El rechace lo recogió Özil. Juanfran sacó bajo palos. Con el partido roto y las estrategias al margen el choque se sumió en la emoción. La suerte volvió a aliarse con el cuadro rojiblanco por tercera vez en un lanzamiento de falta de Cristiano. El palo volvió a salvar a Courtois. El tramo final encendió la tensión. Con José Mourinho fuera del banquillo, expulsado por protestar y un puñado de tarjetas amarillas, alta tensión, el partido quedó al amparo de una jugada aislada y abocado a la prórroga.

LA PRÓRROGA

El Real Madrid dio un golpe de timón al once para afrontar los 30 minutos extra. Tres cambios de golpe. Álvaro Arbeloa, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María. Coentrao, Benzema y Modric, uno de los más aseados del conjunto blanco, se marcharon al vestuario. El Atlético empezó con los mismos del inicio.

Diego Costa tuvo el partido en sus botas. Un pase de Koke le situó delante de Diego López. Finalizó mal el brasileño. Tiró a las manos del meta, en dos ocasiones. No falló después Miranda, de cabeza, que aprovechó un pase lateral de Koke en plena avalancha rojiblanca, más entero y seguro en la prórroga, dando así la victoria al Atléti. Las prisas acuciaron a un Madrid desordenado aunque pudo empatar en un remate a bocajarro de Higuaín que salvó Courtois. El meta belga se agigantó después aún más. A tiro de gol de Mesut Ozil que desvió de forma imposible.

El partido se lió al final. Presa de la precipitación y de la impotencia, Cristiano Ronaldo fue expulsado. Los banquillos se agitaron. El Real Madrid fue incapaz y el Atlético conquistó la Copa.

atleti campeon copa del rey

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*