La Copa rescata al 'otro fútbol'

Mira que ha habido definiciones para el ‘otro fútbol’.  Era un axioma que normalmente implicaba justificación. “Existe otro fútbol fuera de Primera División”. “Nos han ganado porque practican otro fútbol”. “Nos falta manejar el otro fútbol” “Hay otro fútbol fuera de los terrenos de juego”. Y así un sinfín de frases que todos hemos oído y que nos suenan, como digo, a viles escusas. Sin embargo, en los últimos tiempos de dualidad futbolística entre Barcelona y Real Madrid, el ‘otro fútbol’ representa a lo que se escapa de los dos grandes. Y ahí la Copa puede ser la excusa para ‘el otro fútbol’ porque ya no habrá otra final Real Madrid-Barcelona. Uno quedó en el camino. El ‘otro fútbol’ tendrá al menos un representante en la final.

Ya no puedo volver a los campos de tierra de la Sierra de Madrid porque en la mayoría han remplazado el olor a linimento por la frescura artificial de la hierba verde engañosa y limpia del césped artificial. Ese fútbol de Regional, de bocata de panceta, de caldo caliente, de copa de anís, de insulto seco, de rodillas ensangrentadas, de compañeros de prensa que se tapaban unos a otros y de balones al aire que no regresaban hasta bien pasados los minutos era lo que siempre entendí por el ‘otro fútbol’.  Pero llegó Camacho y se encargó de justificar el fiasco de eliminación del Mundial de Corea con la famosa frase de que “a España nos ha eliminado el otro fútbol”. Al de Cieza le debía importar mucho o le justificó su conciencia porque volvió a repetirla en su espantada del banquillo del Real Madrid porque “no domino el otro fútbol”. O lo que es lo mismo utilizó el otro fútbol donde debió decir. Nos han eliminado porque la FIFA quería que pasase el equipo anfitrión y me he ido del Madrid porque manda más Florentino y los jugadores que el entrenador. Es decir el ‘otro fútbol’ es la excusa que engloba lo que no se controla. Camacho se había cargado el significado del otro fútbol como el césped artificial liquidó el olor a linimento. Demoledor.

Ahora que el fútbol español sobrevive a la sombra de Real Madrid y Barcelona, el ‘otro fútbol’ lo marca el resto de equipos. Hay un fútbol de los dos grandes y otro que engloba al resto. Ya no hay, por más que os digan, una Liga de veinte equipos. Existe una competición en la que dos compiten por un título y el resto por objetivos menores y que tienen su vía de escape en una competición, otrora denigrada, y que ahora es la única vía para poder mirar, aunque sólo por un día, a los ojos de los grandes. Y es que por más dinero que haya el fútbol siempre podrá esconder secretos ilógicos en el enfrentamiento directo a un solo partido. Hay el pequeño, por ridícula que sea, siempre apurara su opción de soñar. Siempre podrá pensar que hay ‘otro fútbol’ sin lógica. Y ese es el mérito de la actual Copa. Y el mérito de equipos como el Mirandés que jugará las semifinales de Copa frente al Athletic sabedor que representa a ese ‘otro fútbol’ que algún día conocimos. Al de verdad. Al que se juega con las mismas reglas pero se entremezcla con olor a linimento. Todavía existe, aunque pocas veces nos demos cuenta. ¿Lo hueles?

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*