La comunicación como el primero de los derechos, por @FeSPeriodistas

Afirma el presidente de la CIESPAL, Francisco Sierra, que solo logrando ese derecho "serán realizables los demás derechos: a la educación, a la salud, a la igualdad económica, a la dignidad."

 

“El derecho a la comunicación no es una cuestión de libertad de expresión, no es una autonomía de línea editorial, en ese ámbito nos estamos jugando los derechos humanos. Solo si logramos el derecho a la comunicación podremos hacer realizable los demás derechos: a la educación, a la salud, a la igualdad económica, a la dignidad", esto afirma en una entrevista el catedrático español Francisco Sierra Caballero, actual director del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL).

La entrevista de Sierra proviene del diálogo sostenido en Bogotá con Fernando Arellano Ortiz, director del Observatorio Sociopolítico Latinoamericano, y publicada en www.cronicon.net.

En ella el director de CIESPAL sostiene con respecto a la geopolítica de la comunicación que “estamos viviendo un momento en que esa agenda geopolítica es estratégica, por eso vamos a insistir en el análisis en torno a las políticas democráticas y de integración en Unasur, haciendo estudios comparados sobre procesos regulatorios de Uruguay, Argentina, Brasil y desde luego la Ley de Comunicación ecuatoriana. Esa visión comparativa, supranacional, geopolítica, es estratégica, no es un oxímoron. Hay reflexión poca, escasa en el campo académico, y por eso este tipo de temas los vamos a impulsar desde CIESPAL porque creemos que es importante para el desarrollo y los avances democráticos que ha habido en comunicación a nivel regional”.

Con respecto a las medidas de regulación de los medios, Francisco Sierra señala que “sobre la constitucionalidad de convertir la comunicación en servicio público esencial he escuchado opiniones de representantes de periodistas en contra de esta posición que para rebatirla sostienen que dicha conversión es propio del régimen de Mussolini o del de Franco. Esto significaría entonces que Inglaterra, Alemania, España, Portugal, los países nórdicos que tienen las conquistas más avanzadas en derechos profesionales y en el derecho a la libertad de expresión, son regímenes fascistas, y yo no lo sabía hasta la fecha.

Lo que no se puede decir son barbaridades en los medios de comunicación y hacer campañas que son contrarias a la verdad, igual que en España un presidente del gobierno se permite decir que los haberes han aumentado cuando los datos estadísticos demuestran lo contrario, amparándose en la libertad de expresión. Eso es mentir, difamar u orquestar golpes de Estado y esto no lo ampara la libertad de expresión, diga quien lo diga, por tanto hay que situar las cosas en sus debidos términos”.

La entrevista completa en:  http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/Ediciones100/Nota02.htm

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*