La Botella está medio vacía, por Javier Astasio

 
 

Algún día sabremos por qué Ana Botella cesó ayer a su vicealcalde Miguel Ángel Villanueva. Habrá que esperar y ese compás de espera quizá lo marque la instrucción del sumario que, está claro, ha avanzado mucho y, al parecer, bien en el esclarecimiento, no ya de los hechos, sino de las causas y no me asombraría en absoluto que el señor Villanueva acabase entre los imputados por el juez que instruye el sumario. A este respecto no hay que olvidar que la de la imputación fue la barrera sugerida por Ana Botella para el cese de sus concejales y parece claro que alguna noticia, algún indicio, tiene la alcaldesa de que eso puede pasar, porque la decisión ha sido tan inesperada como fulminante.

La verdad es que la "señora de" Aznar ha tenido mala suerte. Tanto empeño en llegar a la alcaldía de Madrid, tanta maniobra a largo y medio plazo para colocarla en disposición de alcanzarla y al poco de llegar tiene la mala suerte -peor la tuvieron las cinco jóvenes muertas- de que una tragedia, la del Madrid Arena ponga al descubierto la caótica y chapucera, cuando no delictiva, gestión de algunos organismos municipales y, lo que es peor, ponga también al descubierto su nula preparación, su falta de liderazgo y, siendo generoso, su bisoñez para asumir una responsabilidad tal como la de manejar una ciudad como Madrid y su presupuesto.

Ana Botella debería ser consciente de que está donde está más por ser la esposa de Jose Mari y por el temor o respeto que en el Partido Popular aún le tienen al ex presidente que por méritos propios. No todo es ganar unas oposiciones, cambiarle el final a los cuentos clásicos o enfatizar una de cada tres o cuatro palabras en sus discursos. Para dignificar el cargo que ocupa después de tanta carambola tramposa, le haría falta la capacidad de tomar la iniciativa, de hacerse con el control de los resortes que hay que mover y saber mover en una crisis. Eso es lo difícil. Lo fácil es empollar un dosier sobre la candidatura olímpica o sobre las gaviotas reidoras del Manzanares. Tan fácil o tan difícil como aprobar unas oposiciones. Ahora bien, una rueda de prensa comprometida es otra cosa, como pudimos comprobar en aquellas penosas comparecencias en las que otros daban las respuestas o se las “soplaban” en whatsapp.

Ha quedado claro que desde aquella trágica madrugada de noviembre, la alcaldesa ha trastabilladlo y ha pisado todos los charcos que quedaban a su alcance, perdiendo pie en cada uno de ellos. Y ha quedado claro también que la señora Botella es tan trasparente, en sentido peyorativo, claro, y tan hueca como su apellido. No bastaba con dar pésames y pedir disculpas. Tuvo su gran oportunidad en la comisión de investigación que a regañadientes y muerta parió en el ayuntamiento. La tuvo y la desperdició. Ahora, como en la reveladora película de Richard Fleischer, el destino está alcanzando a cada uno de los responsables de aquello y, con aquella comisión, se desperdició la oportunidad de separar las manzanas podridas de las sanas y las responsabilidades que hayan de asumir sus ediles, llámese como se llame su cargo, que también en eso hay trampa, salpicaran a todos los consentidores.

La todavía alcaldesa lo fía todo a la huida hacia adelante de la candidatura olímpica, No puedo creer que conserve alguna esperanza de ganar los juegos para Madrid. Probablemente, como acostumbraba Gallardón, lo de aspirar a organizarlos sea más bien una terapia para olvidarse de lo importante. Pero dudo que se los den a un Madrid en plena crisis, frente a un Estambul emergente o a un Tokio que ya pasó su calvario. Y más, sabiendo que el Madrid Arena asesino, o la Caja Mágica y congeladora son parte de las infraestructuras diseñadas para los juegos.

No creo que la alcaldesa llegue en su cargo mucho más allá del veredicto del COI en septiembre. Está claro que, digan lo que digan, la botella está medio vacía.

 
 

Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*