La Asociación de la Prensa de Almería muestra los riesgos de las fake news, por @fape_fape

En el taller ha tomado parte una veintena de personas entre estudiantes de la Sección de Educación Permanente y sus docentes

aLMERIA DENTROLa Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL) muestra los riesgos de las “fake news” a los alumnos del centro de adultos “Almariya”. Una veintena de alumnos y docentes participaron de una charla práctica sobre alfabetización mediática y desinformación a través de los medios digitales.

La sede de la AP-APAL ha sido escenario de un taller formativo sobre alfabetización mediática y los peligros que comportan las prácticas de desinformación crecientes gracias a las nuevas vías de difusión digital.  La sesión ha sido impartida por los periodistas José María Granados, presidente de la Asociación y Miguel Cárceles, redactor de Ideal y exdirectivo y asociado del colectivo.

Durante casi dos horas y media, ambos periodistas trasladaron sus experiencias personales como profesionales de la información, así como trasladaron a los asistentes al taller cómo es el proceso de selección, narración, edición y publicación de las noticias, cuáles son y cómo se mantienen los mecanismos de control internos y externos de la información en los medios convencionales y los cambios que ha traído consigo la digitalización de diarios, radios y televisiones en las mecánicas profesionales y, también, en la propia selección, producción y publicación de informaciones.

En una amena e interactiva conversación -en la que los participantes pudieron contar sus experiencias personales como consumidores de información y cuestionar las dudas que les asaltaban sobre los procesos internos de los medios de comunicación y sobre los riesgos de la desinformación o de la manipulación informativa- los miembros del colectivo profesional enumeraron algunas de las claves que pueden servir de alerta frente a las noticias falsas: la espectacularidad de la información, la carencia de firma, la ausencia de una cabecera conocida detrás de la información o un titular claramente dirigido a despertar sentimientos de afinidad o animadversión fácilmente relacionables con intereses económicos o políticos.

“Lo mejor en estos casos es comprobar la veracidad de la información consultando otros medios de prestigio”, ha recomendado Cárceles a los participantes animándoles a ser críticos y a desconfiar a priori de informaciones que puedan llegarles a través de redes sociales y cuyos datos les parezcan especialmente sorprendentes. Asimismo, les ha animado a leer las informaciones hasta el final, sin quedarse en el titular, que en muchas ocasiones puede resultar engañoso en las webs detectadas como difusoras de ‘fake news’; y a suscribirse a algún medio de comunicación de su confianza como soporte financiero para un periodismo libre y sin ataduras económicas.

Granados, por su parte, ha advertido que los cambios que ha traído la digitalización a los medios han aportado una mayor democratización a la hora de ser difusores de informaciones ya que cualquiera puede fundar su propio medio. Pero también han traído consigo más dificultades a la hora de encontrar fuentes de información confiables, razón por la cual ha animado a los lectores a actuar de forma proactiva frente a las informaciones, contrastar, consultar diversos medios de información para formarse una opinión fundamentada y plural y no dejarse llevar por el primer enlace que llegue a los teléfonos a través de Whatsapp.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*