La @aprensamadrid, en sus premios 2012: "Nuestro deber es pensar siempre en lo que quieren los ciudadanos, no el poder"

Nota de prensa Premios de Periodismo APM 2012:

Aire reivindicativo es el que se pudo respirar en la entrega la 74ª edición de los Premios de Periodismo APM, que se celebró el 18 de junio en la sede de la Comunidad de Madrid. Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que presidió el acto junto a Ignacio González, presidente de la Comunidad, señaló que los despidos en los medios públicos, "con Telemadrid a la cabeza por el total de afectados por el ERE, nada menos que 829", suponen "un duro golpe a un sector [público] que hoy, en estos tiempos de crisis, es más necesario que nunca para asegurar una programación de calidad y una información basada en la pluralidad y la objetividad”. Esta es la línea que defiende la APM, dijo Carmen del Riego, añadiendo que es una necesidad "que los medios públicos sean gestionados siempre con la transparencia y el rigor necesario”.

Carmen del Riego Foto Pablo Vazquez_APM

En este sentido, también la presidenta de la APM recordó el reciente cierre de la radiotelevisión pública griega ERT por parte del Gobierno heleno. Del Riego confía “en que nuestros gobernantes nunca se vean tentados a tomar una medida tan brutal”. “No se construye Europa cercenando la pluralidad informativa”, sentenció.

Al comienzo de su intervención, Carmen del Riego recordó que, un año más, no hay mucho que celebrar porque la situación de la profesión periodística “no nos permite muchas alegrías”. Del Riego recordó que desde 2008 se han cerrado en Madrid 108 medios, se han ejecutado 36 expedientes de regulación de empleo y se han dado otros 88 procesos de despidos, que dejan 4.994 trabajadores sin empleo en el sector madrileño de los medios. La presidenta mencionó también especialmente, además del de Telemadrid, los ERE de la Agencia EFE, Unidad Editorial y "El País", el cierre de ABC Punto Radio y de la editora de revistas RBI.

A pesar de la catastrófica situación del sector, la presidenta advirtió de que no todo es negativo “ni el pesimismo debe inundarnos”. Carmen del Riego destacó la labor de muchos periodistas que están creando sus propios medios con “el objetivo de que los ciudadanos puedan seguir contando con la información a la que tienen derecho”.

Del Riego defendió que el “periodismo no está muerto, por mucho que a algunos les gustaría firmar su acta de defunción”. No lo está, reiteró, “mientras el 70 % de los ciudadanos sigan queriendo informarse todos los días”, según la encuesta que hizo el CIS en marzo de 2013. Mientras esto continúe así, “esta profesión sobrevivirá, con las debidas adaptaciones a la actualidad y a las nuevas tecnologías”, reflexionó.

La presidenta de la APM ofreció un dato más: el 89 % de los ciudadanos cree que influimos mucho o bastante sobre lo que después piensan sobre un tema concreto. En este sentido, apuntó que “los ciudadanos nos dan todos los días una lección sobre lo que debemos hacer, y esa encuesta lo dice claramente”: objetividad en la elaboración de las noticias, formación académica y veracidad en las informaciones. “Ese es nuestro deber, pensar siempre en lo que quieren los ciudadanos, no el poder, sea político o económico”, sentenció Carmen del Riego, añadiendo que “solo así contribuiremos a hacer a las personas más libres y a mejorar la calidad de la democracia”.

José Antonio Zarzalejos, premio Rodríguez Santamaría, aprovechó su alocución al recibir el premio para recordar a los “miles de compañeros a los que la crisis, los malos gestores y los editores descreídos han arrebatado sus puestos de trabajo, aunque no su ilusión por ejercer, en palabras de Gabriel García Márquez, el mejor oficio del mundo”. Zarzalejos se mostró convencido de que “vendrán tiempos mejores y, a la espera de ellos, nuestra profesión está llamada a resistir”. También agradeció que se le otorgase el premio en un momento en el que no tiene ningún cargo, sino que trabaja como periodista "freelance".

Por su parte, José Yoldi, premio Víctor de la Serna, dijo sentirse feliz con su galardón, con el que la APM “premia el periodismo de siempre, crítico e incómodo con el poder”. Dedicó el premio a “los periodistas que todavía quedan en Miguel Yuste -nombre de la calle donde se ubica la redacción de ‘El País’-, a los 129 que ya no estamos -en alusión al expediente de regulación de empleo ejecutado hace unos meses en el diario- y, en especial, a Julio Martínez Lázaro, cómplice y maestro de periodistas de tribunales”. Yoldi reprochó a la dirección de la editora de "El País", que, dijo, han estado "37 años dando lecciones a los demás de cómo se deben hacer las cosas y, luego, cuando les toca a ellos, lo hacen como todos o peor".

Al recibir su galardón, Carlos Alsina, premio Javier Bueno, reivindicó la buena tertulia periodística y “al tertuliano capaz”. Para el radiofonista, como así se definió, el tertuliano capaz es el que sabe lo que dice y escucha lo que dicen los demás. Finalizó su intervención pidiendo autocrítica y advirtiendo de que “los Gobiernos son insaciables y el único periodista que les gusta es el que les baila el agua”.

Por su parte, Mar Cabra, premio Larra, agradeció el premio a todo el que ha creído en ella y coincidió con Carmen del Riego en que “es un gran momento para hacer periodismo porque somos más necesarios que nunca”. Cabra señaló que "tampoco estaría aquí sin la falta de apoyo de todos los que no creyeron en mi. Quiero agradecer a todos esos jefes y personas que me han puesto piedras en el camino, y que no valoraron mi trabajo. Ellos, ellas, me han hecho aprender que hay oportunidad en el supuesto fracaso”.

Por último, Pablo Herráiz, periodista de "El Mundo" reconocido por sus informaciones sobre el caso Madrid Arena junto a Luis Fernando Durán y Quico Alsedo, hizo una mención de las cinco jóvenes que fallecieron en la tragedia: María Teresa Alonso, Rocío Oña, Cristina Arce, Katia Esteban y Belén Langdon, y expresó su deseo de que “ojalá no nos hubiesen dado este premio y ellas estuvieran vivas”.

Por su parte, Ignacio Gonzalez recogió las críticas y dijo compartir el malestar por los ERE, al mismo tiempo que asumió su parte en el ejecutado en Telemadrid, pero también indicó que “tenemos la obligación de hacerlos [los medios] sostenibles”. Destacó el papel de los periodistas que con su labor ejercen influencia en los ciudadanos haciéndolos más libres. Defendió una prensa libre y plural, así como recordó la gran responsabilidad que tiene el periodismo y los periodistas con los ciudadanos.

Condujo el acto la directiva de la APM y periodista de Mediaset Beatriz García y
el punto final lo puso el Coro de la APM, que bajo la batuta de Jae Sik Lim, interpretó las “Serenata para la tierra de uno", de Maria Elena Walsh, y “Don Manolito”, de Pablo Sorozábal.

Los premiados

Premiados foto familia Foto Pablo Vazquez_APM

En su 74 edición, los Premios de Periodismo APM recayeron en:

José Antonio Zarzalejos, premio Rodríguez Santamaría, que se concede en reconocimiento a los méritos de toda una vida profesional, “por haber mantenido la independencia de criterio por encima de las presiones políticas”. Además, “en el ejercicio de su profesión, Zarzalejos defiende sus principios éticos y acredita una extensa formación humanista, como demuestran sus artículos y trabajos periodísticos”.

José Yoldi recibió el Premio Víctor de la Serna, que se concede al periodista más destacado del año “por ser el autor del trabajo de investigación, publicado en el diario 'El País', que permitió conocer que el entonces presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar Blanco, abonó con cargo a los presupuestos oficiales del organismo, como si fueran de trabajo, una serie de viajes de placer. La investigación, realizada con rigor y contraste de las informaciones, condujo a la dimisión irrevocable de Dívar”.

Carlos Alsina recibió el Premio Javier Bueno, que se concede en reconocimiento a una dedicación sobresaliente en cualquier campo del periodismo “por haber innovado los contenidos de un formato radiofónico que peca muchas veces de encorsetado. La creatividad, la ironía, el análisis profundo, la dedicación a temas de gran relieve sociales, el análisis de los asuntos económicos y su repercusión en la vida de los ciudadanos, componen un formato de programa que Alsina dirige con mano maestra”.

Mar Cabra recogió el Premio Larra, que se concede al periodista menor de 30 años que más se haya distinguido durante el año “por sus investigaciones periodísticas, que ha publicado en medios españoles y extranjeros, su dedicación a la búsqueda de nuevas vías de hacer periodismo, como el análisis de datos, para realizar historias originales y su lucha porque se implante en España una Ley de Transparencia y acceso a la información pública”.

Los periodistas de "El Mundo", Quico Alsedo, Pablo Herráiz y Luis Fernando Durán recibieron el Premio Francos Rodríguez, que se concede en reconocimiento a un trabajo o trayectoria profesional periodística relacionada por Madrid “por sus investigaciones sobre la tragedia del Madrid Arena. Sus trabajos fueron el referente periodístico sobre dicha tragedia y dieron a conocer hechos que pusieron en evidencia los numerosos fallos y errores cometidos en la gestión pública de este suceso”.

El Jurado declaró desierto en esta edición el Premio Miguel Moya, que se concede en reconocimiento a una labor amplia y destacada dentro del campo periodístico, realizada por una persona no específicamente periodista.

FOTOGRAFÍAS: PABLO VÁZQUEZ/APM

Fuente original: APM