'La 7' de Murcia dejará a 40 personas en la calle, por @FeSPeriodistas

El modelo de gestión adoptaddo por la televisión autonómica en un claro ejemplo de mala gestión y de cómo no se deben hacer las cosas en un medio público.

Las desinteligencias entre Televisión Murciana y la productora Grupo Secuoya deja sin empleo a cuarenta trabajadores y trabajadoras del programa “Murcia Conecta”, que emite la televisión pública autonómica La7. Para los responsables sindicales es consecuencia del "nada eficiente del servicio público audiovisual, en la que la lucha de empresas privadas por optar a la próxima renovación de la concesión del servicio de televisión tiene consecuencias directas sobre productores, técnicos y periodistas, sobre sus trabajos y sus familias, y sobre la calidad del producto que ofrece a los murcianos la televisión pública".

Así lo señala el digital ‘vegamediapress.com’ que explica que el Grupo Secuoya ha decidido prescindir de los servicios de la que es actualmente su principal subcontrata, y romper unilateralmente el convenio con Televisión Murciana para la realización de ese programa.

La información destaca que la “decisión del Grupo Secuoya tiene como consecuencia que 40 personas pierdan el trabajo que vienen desarrollando con gran profesionalidad y éxito en Televisión Murciana, a pesar de las condiciones de precariedad sufridas desde hace años en una compañía sin convenio colectivo vigente, con condiciones de contrato cuestionables y con salarios muy por debajo de categorías equivalentes en otros medios de comunicación. Mientras Televisión Murciana entra en competencia frontal con el Grupo Secuoya, no parece haber pensado en un plan de contingencia para sus empleados de Murcia Conecta, que en los últimos años han supuesto, además de ingresos económicos apreciables, una fuente de reconocimiento social y prestigio profesional”.

Asimismo, se resalta el incompetente régimen que deja a una televisión pública en manos de las productoras ya que el Ente Radiotelevisión Región de Murcia (RTRM), “está limitado por la normativa legal a mero controlador de audiencias y horas de emisión pública de la concesión televisiva, carece de competencias de contratación o sanción, y viene enfrentándose a ‘la falta de transparencia y franco desprecio por parte del Grupo Secuoya’, tal y como consta en el informe citado y presentado por la dirección general del Ente ante la Asamblea Regional, donde se relata cómo la consejería de Hacienda es el único organismo con capacidad para establecer ese tipo de condiciones, llegándose a afirmar que: ‘Desde el punto de vista efectivo, el papel actual de RTRM es, simplemente, el de una pantalla decorativa que oculta el hecho de que la televisión pública autonómica está directa y exclusivamente controlada por el Gobierno autonómico, contrariamente a los presupuestos de la LGCA (Ley General de Comunicación Audiovisual)’.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*