Inicio » Blogs »

INDEPENDENTISMO CON FRENO Y MARCHA ATRÁS, por Javier Astasio

 
En un grafiti del británico Banksy puede verse a un niño rectificando la desafortunada frase que asegura que "si una mentira se repite bastante seguido, se convierte en verdad". Lo que el niño escribe, después de tachar la palabra verdad es que la mentira se vuelve política. Lamentable, pero cierto. Cada vez  está más claro que hacer política es mentir bastante a menudo, tanto como para que las mentiras de los políticos, convenientemente respaldadas por los medios de comunicación que controlan o les controlan,  se han convertido en eso, en política, en afirmaciones que duran lo que dura que convengan, y la conveniencia puede depender de que la mentira permita ganar votos, salir de la cárcel, aprobar unos presupuestos o activar un artículo tan polémico como el 155, no sé si de nuestra constitución o de la constitución que tenemos.
Sin embargo, si de políticos y mentiras hablamos, los campeones son los líderes del independentismo catalán, excepción hecha de los demasiado sinceros de la CUP, que son capaces de manejar dos o tres realidades al mismo tiempo y de decir una cosa y la contraria en la misma frase. No hay más que ver lo que han tardado en decir digo donde dijeron Diego, cuando lo que se están jugando es pasar una temporada más o menos larga en la cárcel.
Ese afán por ponerse a salvo, al otro lado de los barrotes, ha llevado a quienes nos parecían firmes en sus convicciones y en su fe en la independencia a subir todo lo dicho al desván, envuelto en las telas y la naftalina de sus falsos argumentos, para guardarlos a la espera de una mejor ocasión, mientras dan patadas a la verdad, negando lo que todos, no sólo hemos visto y oído, sino que, además, ha sido registrado por grabadoras y cámaras.
Sin embargo, esas razones, comprensibles para quien lleva un mes en una prisión que me parece más que exagerada, no justifican la actitud de personajes tan alocadamente siniestros como el ex president Puigdemont o su ahora rival en las urnas Marta Rovira. Uno y otro pueden alegar en su descargo la necesidad de llenar de contenidos y, sobre todo, de titulares todas las entrevistas que se ven obligados a dar, aislados de esos líderes, consejeros espirituales, que hasta ahora les llevaban de la mano en su discurso.
Carles Puigdemont, aislado y supongo que aburrido en Bruselas, ha dejado de tener información fiable parece moverse más por sentimientos primarios, amor odio, amistad enemistad que atendiendo a los necesarios análisis que le permitan proyectar en el tiempo lo que dice y medir, por tanto, las consecuencias de su discurso, un discurso apasionado y verborréico que le lleva un día a jugarse el resto a Europa y a renegar de ella al siguiente, para tener que justificarse y casi pedir perdón a las pocas horas.
Un caso distinto es el de la hasta hace poco casi desconocida Marta Rovira, siempre a la sombra de Oriol Junqueras, al que admira y defiende casi hasta las lágrimas, vehemente y prisionera del relato que ella misma ha ayudado a construir, capaz de imaginar, si no de desear al ejército tomando las calles de Cataluña a sangre y fuego, supongo que para consolidar el imaginario en el que vive y que trata de transmitir. Esta mujer a la que, eclipsada por el tándem Junqueras-Puigdemont, descubrimos a las puertas de la Audiencia Nacional anunciando que la lucha iría hasta el final, con esa angustia que llevaba a quienes la escuchábamos al nudo a la garganta, hasta que descubrimos en ella la frivolidad del "todo vale" si le conviene,
Anoche, en la cadena SER se desdijo de casi todo lo dicho sin apenas darle importancia y lo hizo hasta el punto de atribuir al gobierno de la nación la paternidad de DUI, la declaración unilateral de independencia, algo que sería para reírse, de no ser porque la esquizofrenia de sus palabras lleva a pensar que cualquier cosa es posible, aunque, afortunadamente y de momento, parece que la firmeza de convicciones de todos ellos es inversamente proporcional al sacrificio que les exige. Como diría Jardiel, hablamos de independentismo con freno y marcha atrás.