Impudicia electoral central, por Javier Astasio


Sería puro candor que los dueños del tablero de juego iban a resistirse a retorcer las reglas para expulsar del mismo a quienes podrían poner en peligro su propiedad sobre el instrumento que le permite dictar las normas y repartir las cartas para el juego. Pues bien, en España se encarga de repartir las cartas y de interpretar las normas la Junta Electoral Central y acaba de hacerlo con la impudicia que cabía esperar, retorciendo las normas para dejar fuera del pastel televisivo a los partidos más incómodos, aunque para ello tuviese que dejar fuera a otros como IU, a  modo de "torna" que justifique cuadrar el peso.
El objetivo principal era sacar de los espacios gratuitos de información electoral a Podemos que, pese a la cocina del CIS y a los machacones mensaje de los medios afines al bipartidismo, conserva tras la última encuesta unas buenas expectativas de voto. Y, para ello, se agarraron a la excusa de que el partido salido del 15-M se presenta en coaliciones y con nombres distintos en el territorio nacional, una alambicada justificación que ha forzado a la Junta Electoral Central a dejar también fuera de esos espacios por primera vez a Izquierda Unida, pero no a Ciudadanos que, como Podemos sería nueva en el baile.
Afortunadamente, nada hay más aburrido que los panfletos visuales que elaboran los partidos para los espacios gratuitos que les ceden las televisiones públicas y yo apostaría porque resulta insignificante la influencia que puedan llegar a tener en los votantes. Lo digo porque soy de los que vieron aún con ilusión aquellos primeros "espacios gratuitos", para darse cuenta después de que no había nada que ver en ellos y cambiar de canal después, no digamos ya desde que desde hace 25 años las teles son ya más de dos y, algunas, "de pago".
Tan escandalosa ha sido la decisión de la Junta Electoral Central que se ha visto obligada a atender la reclamación del maltrecho partido de UPyD, dejando fuera también a Ciudadanos, partido que cuenta con las simpatías de PP y PSOE, el primero, porque podría Ciudadanos podría tener la llave que le permitiese conservar el gobierno, ahora en peligro, en casi todas las autonomías, y, el PSOE, porque Ciudadanos ha resultado ser el antídoto perfecto para desactivar la efervescencia con que Podemos le estaría arrebatando la supremacía en la izquierda.
Éste, el de la Junta Electoral Central dando y quitando espacios es el último capítulo del culebrón impúdico con que los poderes políticos y económicos, representados a la perfección por los medios que controla y por los partidos que gobiernan o han gobernado, a los que sientan en sus consejos de administración como pago a los servicios prestados. Un culebrón que pasó del absoluto desprecio e ignorancia del 15-M a la torpe utilización de Podemos para atomizar la izquierda, más tarde a la sorpresa por los resultados de Pablo Iglesias y sus compañeros en las elecciones europeas y, vista la aceptación entre la izquierda tradicionalmente abstencionista de la primera fuerza extraparlamentaria con posibilidades, en una descarada campaña de desprestigio de Podemos o, sino, del silenciamiento más absoluto de sus propuestas.
Son las artimañas del rey de la montaña para mantenerse en lo alto del montículo una vez llegado a él, son los codazos y manotazos dignos de defensas "destroyers" que, como Sergio Ramos, saben que, fuera del área, no son valen tanto, porque hace tiempo los propietarios de las grandes empresas de este país, los bancos, las eléctricas, las petroleras, las grandes constructoras, decidieron que es más fácil controlar a dos partidos, fáciles de sentar a su mesa, que a tres, cuatro o cinco, más difíciles de contentar, por no decir más difíciles de sobornar.
Los intentos del "sistema", el "régimen" o "la casta", como prefiráis, por silenciar a Podemos son impúdicos. Sin embargo, los que creemos que eso no debe ser así, que el cambio es posible, tenemos una fuerza, las de las redes, difícil, si no imposible, de controlar: las redes, nuestro círculo más próximo y la palabra. Yo ya estoy en ello y estoy dispuesto a ser en ello tan impúdico como lo están siendo los que no quieren aflojar el pie que tienen sobre nuestras cabezas. Y espero que los trabajadores de las televisiones púbicas se resistan y den publicidad a cualquier intento de imponer este injusto criterio en la información electoral en los telediarios.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*