Homenaje a la Radio, por @EstherCerveraB

La radio es el medio más cercano, el que alimenta nuestra imaginación. Las voces, sonidos y silencios que a diario escuchamos forman parte de nuestras vidas.
Ayer estuvimos en el homenaje en @casamerica a dos grandes de la radio: Raúl Matas y Bobby Deglané.
Migual Ángel Nieto, autor del libro sobre éste último:
"El arquitecto de la radio" recodraba cómo Deglané fue un periodista de raza, de los que contaban historias y que con su voz entusiasmaba, entretenía e informaba de manera rigurosa. Fue capaz de aprender ruso (a escribirlo incluso) antes de viajar a la Unión Soviética y se hizo periodista desde el aprendizaje continuo y pasando todo tipo de calamidades hasta conseguir una notable fama. Un éxito que no le sirvió de nada porque no pudo evitar el desamparo al abandonar este mundo, aunque ahora su nombre y su voz siempre permaneceran en el recuerdo de todos los amantes de la radio.
También estuvo en este homenaje Lorenzo Díaz, autor entre otros del libro
La radio en España 1923-1977  quien aseguró que "El medio es el mensaje". Recordaba además cómo Bobby Deglané hizo historia y fue grande en una emisora como la Cadena SER y cómo su ideología, muy importante en la actualidad, "no secuestró nunca su capacidad de hacer radio". Deglané acudía de incógnito a bares, peluquerías y escuchaba a la gente, sus conversaciones, para conocer sus inquietudes y después hacía programas de radio para esas personas. Qué importante, pensé entonces, es no olvidarse de ese vital detalle: la radio, la televisión, la prensa escrita o digital: el periodismo en definitiva, se hace para las personas. Y caí en la cuenta de que tal vez si hoy un Deglané siguiera entre nosotros, igual tendría que meterse en Twitter, crearse una cuenta de Facebook, de Tuenti o de Tumblr para saber qué es lo que le preocupa a los oyentes.
 
 
Otro mago de las ondas, Carlos Herrera, presidió este acto, recodró anécdotas con llamadas de oyentes sensacionales que añaden chispa a la radio. Una de ellas la del señor que había tomado viagra que merece la pena escuchar si queréis pasar un buen rato.

Al margen de anécdotas, que siempre amenizan estas veladas, echando la vista atrás, a sus inicios, nos contaba Herrera cómo empezó siendo el chico de los recados de la redacción, el "traidor" (que llevaba y traia todo lo que le ordenaban) pero "siendo el traidor se aprendía mucho", aseguraba. Lo vital en esta vida, para el periodismo y para todo, es poder saber algo más cada día. Así que no voy a olvidar las palabras de Miguel Ángel Nieto ahora que voy a empezar a impartir la asignatura de radio, de su etapa como profesor en la Universidad San Pablo CEU: "En la Universidad sólo os podemos enseñar a aprender".

En esta entrada de homenaje a la radio os dejo además un magnífico regalo, un corto de Gonzalo Fuentes, otro gran profesor, aunque de televisión, que también fue alumno y supo aprender. Va de la radio, de su magnetismo y de las grandes figuras que dedican su vida al periodismo.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*