Historia de una foto que perturbó al mundo, por Julio Estremadoyro (@jestremadoyroa)

20131213-1_obama.jpg

El fotógrafo colombo-alemán Roberto Schmidt cuenta la historia detrás de la foto que captó de Obama tomándose una “selfie” en el funeral de Mandela, y que rápidamente se viralizó en Twitter y Facebook. El explica exactamente qué sucedió, y por qué considera que la gente necesita enfocarse en lo que es realmente importante:

Aquí está la foto, mi foto, la que rápidamente iluminó el mundo de las redes sociales y los sitios de noticias. La “selfie” (autorretrato  con dispositivos móviles) de tres líderes mundiales quienes, durante el adiós que le dio Sudáfrica a Nelson Mandela, estaban jugando como niños en lugar de portarse con la gravedad lúgubre que uno esperaría.

 

20131213-1_obama2_fotografo.jpg

En general en este blog, foto reporteros cuentan la historia detrás de las imágenes que toman. Lo he hecho para imágenes de Pakistán e India donde tengo mi base. Y aquí estoy de nuevo, pero esta vez la imagen viene de un estadio en Soweto, y muestra a personas tomándose fotos de sí mismas. Creo que es una señal de nuestros tiempos el que de alguna manera esta imagen parece haber recibido más atención que el evento mismo. Ve tú a saber.

De cualquier manera, llegué a Sudáfrica con muchos otros periodistas de APF para cubrir el adiós y las ceremonias fúnebres de Nelson Mandela. Estábamos en el estadio de fútbol de Soweto, bajo la lluvia. Yo llevaba ahí desde el amanecer y cuando tomé esta foto, la ceremonia ya llevaba más de dos horas de haber comenzado.

Desde el pódium, Obama había calificado a Mandela como un “gigante de la historia que movió naciones hacia la justicia”. Después de su elogio, el primer presidente negro de América se sentó a 150 metros de donde yo estaba instalado. Estaba rodeado de otros dignatarios foráneos y decidí seguir sus movimientos con la ayuda de mi lente de 600mm x 2.

Así que Obama tomó su lugar entre estos líderes que se reunieron de todos los rincones del planeta. Entre ellos estaba el Primer Ministro Británico, David Cameron, al igual que una mujer a quien no pude identificar inmediatamente. Después descubrí que era la Primer Ministra Danesa, Helle Thorning Schmidt.

De pronto esta mujer sacó su celular y tomó una foto de ella sonriendo con Cameron y el presidente de Estados Unidos. Capté la escena reflexivamente. Alrededor de mí en el estadio los sudafricanos estaban bailando, cantando y riendo en honor a su líder que partió. Era más como una escena de carnaval, para nada mórbida. La ceremonia ya llevaba dos horas y duraría dos horas más. El ambiente era completamente relajado, no vi nada sorprendente en mi cámara, presidente de Estados Unidos o no, estamos en África.

Después leí en las redes sociales que Michelle Obama se había enojado de ver a la Primer Ministra Danesa tomar esa foto. Pero las fotos pueden mentir. En realidad, sólo unos segundos antes la primera dama estaba riendo con los que estaban a su alrededor, incluyendo Cameron y Schmidt. Su mirada enojada fue captada por casualidad.

20131213-1_obama1.jpg

Tomé estas imágenes de forma totalmente espontánea, sin pensar en el impacto que podrían tener. En el momento pensé que los líderes mundiales simplemente estaban actuando como humanos, como tú y yo. Dudo que cualquiera pudiera haber conservado la mirada dura por la duración de la ceremonia, mientras miles de personas celebraban en el estadio. Para mí, el comportamiento de estos líderes tomándose una foto parece perfectamente natural. No vi nada de qué quejarme, y probablemente hubiera hecho lo mismo en su lugar.

El equipo de AFP trabajo muy duro para mostrar la reacción de la población en Sudáfrica ante la muerte de alguien a quien consideraba un padre.  Circulamos alrededor de 500 fotos, tratando de mostrar los sentimientos reales y esta imagen aparentemente tan trivial parece haber eclipsado mucho de este trabajo colectivo.

Fue interesante ver a políticos en una luz tan humana porque normalmente cuando los vemos es en ambientes muy controlados. Tal vez esto no sería tanto problema si nosotros como prensa tuviéramos más acceso a los dignatarios para mostrar que son humanos como el resto de nosotros.

Confieso que también me da un poco de tristeza que estemos tan obsesionados con las trivialidades diarias en lugar de las cosas que tienen verdadera importancia.

(Fuente: http://www.actitudfem.com/tecnologia/articulo/foto-obama-en-funeral-de-mandela-que-paso)

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*