Haz el inventario...¡Me despidieron del trabajo!, por @MilagroMendoza

No te lo esperabas. Tantos años. sacrificaste descansos semanales, horas extras, te llevaste el trabajo a casa. ¿Para qué?
Te despidieron. Sin consideración. No hubo un reconocimiento ante el sacrificio de horas laboradas.
Tienes un nudo en la garganta, la voz se te parte y disimulas una sonrisa mientras de despides de compañeros y subalternos de trabajo.
Sientes decepción, rabia, dolor, y por momentos el miedo a la incertidumbre. 
Permitiste tanto y en el momento de colocar limites al jefe, sin pensarlo, te despidió. 
¿Injusto? ¡Claro, que lo es! 
Hay personas que olvidan vivir o sus necesidades son subliminadas al requerimiento laboral. Dias festivos que no compartieron en familia. Amores que no recuperaron, familias que se disuelven. Luego un vacio. ¿ Qué haré con mi vida? sucumben los pensamientos, ante la nueva realidad del desempleo. Pero cuando se sacrifico, queda un agrio sabor en la boca. 
Las personas rígidas  obsesionadas con el cumplimiento de su trabajo, sienten que una parte de ellas se derrumba cuando su fidelidad no es retribuida del mismo modo. Las noches sin dormir, resolviendo los problemas laborales, atendiendo las llamadas de las personas a su cargo. Las vacaciones acumuladas para disfrutar quedan en el limbo.
La estabilidad que los sostenía en la vida, se fragmento. La persona descubre que el trabajo es un medio para lograr un fin, y no el fin mismo. El tiempo ya se perdió.
Luego de un periodo de duelo natural, ante la pérdida inesperada del empleo. Hay que hacer un inventario de lo se posee. En ocasiones, este confronta a la persona con sus valores individuales. Descubre que dio mas importancia al status quo, por lo que permitió el abuso del patrono. 
La búsqueda desmedida de aprobación, y de estabilidad, conlleva al "sacrificio personal" en horas de trabajo extras. Metas que tal vez tengan que ser postergadas, como el matrimonio, o la adquisición de una casa nueva o un viaje de placer, son parte de las consecuencias.
Luego del periodo de tristeza, vendrá la rabia, y el cuestionamiento de lo que pudo haber sido. En este punto, las recriminaciones personales inciden en la confianza para superar el trance, y reconocer los errores que cometió en su etapa laboral.
De allí, es importante hacer un inventario de lo que poseemos como fortalezas personales. No la base económica con la cual quedamos. 
Un inventario personal, puede revelar que la persona mostraba arrogancia y pedantería en su trato con subalternos o compañeros de trabajo. El estrés y la rigidez personal impedían que socializará con su familia, pareja, y un circulo social mas amplio. Preguntarse ¿Que me llevo a tolerar tanto? es una pregunta clave para detectar las posibles causas de la necesidad de aprobación. ¿El consumo de alcohol era mitigar el vacío  o desconexiòn emocional que sentía?
¿Se dejaron asuntos pendientes por resolver? ¿Se fue injusto con algunas personas, tan solo porque las considero inferiores? ¿Con que fortalezas se cuenta? 
La persona aquí  puede descubrir si es susceptible a la critica, o si es impaciente o al contrario, si debe aprender a colocar limites. Hay que resaltar que se encara una nueva búsqueda de empleo, y aunque ya se cuenta con experiencia, la inteligencia emocional va de la mano con la preparación laboral a la hora de encontrar empleo.
Pero ante todo, un inventario personal, impulsaría a corregir los errores que se cometió anteriormente. El trabajo es solo un medio para lograr un fin, pero el objetivo no es pasar la vida trabajando sino desarrollando los talentos que permitan su realización personal y por ende la estabilidad económica.
Si requieres ayuda para superar el duelo, por la pérdida laboral, acude a un psicólogo federado. 

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*