Happy Valley, otra joya británica, por @MartaLobera

HAPPYVALLEY

Que en Reino Unido se les da bien crear series de calidad, cortas pero intensas, se sabe. Que no son perfectos y no todo lo que hacen es arte, también. Sin embargo, Happy Valley entra en el primer grupo, en el de las joyas televisivas. Toda una sorpresa, de gran calidad, con un buen guión y magistralmente interpretada. Que no os engañe el título, de happy hay más bien poco en esta serie, pero es una auténtica delicia.

Happy Valley es un drama policial centrado en Catherine Cawood, una veterana agente de policía que se tiene que encargar de poner orden en una zona (el nombrado valle del título), aparentemente tranquila. Típico lugar en el que no suele ocurrir nada más allá de robos pequeños o problemas de drogas. Y, sobre todo,  un lugar donde nadie hace nada por arreglar realmente los problemas existentes y simplemente escurren el bulto. Como la propia protagonista dice, ella limpia las calles, mientras el origen de los problemas (de dónde viene la droga, por ejemplo) no se intenta arreglar. Encontramos cierta crítica al funcionamiento de la policía, que a veces funciona a favor de otros intereses, en vez de centrarse en llegar al origen de los conflictos.

Además, la protagonista tiene que lidiar con una historia familiar muy dura y complicada y para colmo, el regreso de cierta persona que hizo que toda su vida se desmoronara.

Happy Valley

No, no es nada nuevo, pero es que la forma en que Catherine afronta su vida es admirable. No solo es una poli dura, es también una madre y abuela de familia todoterreno, que con la situación personal que tiene bien podría haberlo mandado todo a freír espárragos y no lo hace. Sabe ser fría cuando debe y la más cariñosa cuando así sea necesario. Me llama la atención, por que es muy común ultimamente encontrarnos con personajes femeninos que tienen alguna de estas carencias. Es decir, si es una gran profesional, suele tener ser incapaz de mostrar un lado más sentimental. Y si es todo amor y ternura, suele ser demasiado débil o estropea su trabajo. Pues Catherine aglomera las dos cosas, es una mujer fuerte, que trata de afrontar sus problemas (que no son pocos) y además hace su trabajo cada día -aunque esté hecha polvo- y lo hace bien. Es quizás una heroína más clásica, que no sigue esta moda por los protagonistas antihéroes, que solo quiere hacer el bien y atrapar a los malos. A veces duda, se tambalea, piensa en mandarlo todo a la mierda y tomarse la justicia por su mano. Creo que eso es lo que la humaniza de forma brutal.  Y es que la actriz que se mete en la piel de este personaje, Sarah Lancanshire, lo clava. Merece todas las nominaciones a premios posibles.

Además de ella, el resto de personajes hacen un conjunto estupendo. Todos tienen su cometido y están bastante bien definidos en esta historia, ambientada en ese valle en el que reina de todo menos la felicidad y donde la aparente tranquilidad desaparece  con una serie de sucesos.

uktv-happy-valley

El capítulo piloto te atrapa rápidamente y, al menos desde mi experiencia, no se puede parar de ver hasta que llegas al desenlace. Una buena serie, corta -son 6 capítulos- y que dejará buen sabor de boca. Esta es otra muestra del saber hacer británico, que sin grandes explosiones de espectacularidad nos traen una historia muy atractiva y bien contada.

Os dejo el trailer para que veáis un poco de qué va el asunto:


Archivado en: Series

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*