HACERSE LA RUBIA, por Javier Astasio


Nunca he entendido el aparente prestigio que tiene ser rubia en España. Nunca lo he entendido, pero que lo tiene es un hecho incontestable. No hay más que esperar el autobús de mi barrio en La Latina a la hora que termina el culto de algún templo evangelista de la zona para comprobar que la mayoría de las mujeres gitanas, de todas las edades que regresan alborozadas y divertidas a los bloques de San Isidro son tanto o más rubias que la presidenta Cristina Cifuentes. Rubias "de bote", indisimuladas, que contrastan con el moreno de su propia piel y de sus cejas o el de sus hijos. Milagros, en fin, de la genética y el marketing de la cosmética.
Debe ser que lo diferente, lo inusual, llama la atención y atrae. Debe ser que el mito Marilyn o el de aquellas "suecas" que, con sus bikinis, despertaban pasiones en nuestras playas en los últimos años del franquismo perviven entre nosotros y que a al machote español les gusta adornarse d vez en cuando con la compañía de alguna rubia. Debe ser eso, el falso color del pelo y el afán de gustar, lo único que tienen en común las "pijas" del barrio de Salamanca o Pozuelo con las "poligoneras de los barrios y ciudades del sur y el este de Madrid.
Por eso no me extrañó enterarme de que a Cristina Cifuentes le parece bien eso de "hacerse la rubia" cuando se reúne con hombres para conseguir los objetivos que se propone. Lo dijo en una entrevista para el suplemento de moda de EL PAÍS y, aunque no me sorprendió, sí me indigno, porque dice muy poco de quien, desde su posición debería luchar para acabar con ese machismo que, por desgracia y a nuestro pesar, llevamos los hombres bajo la piel, un machismo inconsciente, resultado de demasiados años de "mala" educación, un tobogán resbaladizo por el que podemos caer con facilidad.
Por eso, lo peor de lo dicho por la presidenta madrileña no es la imagen tan tópica y vulgar que puede llegar a transmitir de las "ejecutivas", le faltó decir que, como la protagonista de aquel bochornoso anuncio de limpia muebles, quita el polvo de la mesa del consejo antes de comenzar las reuniones. Lo peor no es ni siquiera eso, lo peor es que está convencida de la bondad de lo que dijo y que, otra vez, han sido los otros los que hemos sacado de contexto sus palabras.
Lo peor es que dio las explicaciones, con esa voz suya, un poco vulgar, bastante desagradable y muy autoritaria, justificándose de nuevo en lo dicho, sin apearse un milímetro de tan deplorable imagen y añadiendo, ya en una segunda justificación, que "entre los suyos" se dice mucho lo de "hacerse la rubia" y también que "sin tacón no hay reunión".
En resumen, lo peor de las palabras de la señora Cifuentes, empeñada en aparecer como moderna y progresista, incluso se tiene por republicana, no son las palabras en sí, sino su incapacidad de ver en ellas ese "micromachismo" contra el que, dice, se ha propuesto luchar. En fin, la señora Cifuentes me recuerda al personaje encarnado por Paco Martínez Soria en "Un enredo de familia", una película de 1943, en la que el personaje que interpreta, para igualarlas, va serrando las patas de un juego de sillas de las que una cojea coja, hasta dejarlas casi del tamaño de ridículas banquetas  Cifuentes, como el personaje de la comedia, por no querer reconocer el machismo que encierran sus palabras, cada vez que trata de explicarse arruina un poco más el salón comedor de su imagen.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*