Guardiola, decisión personal y no forzada, por @FutbolRH

Como bien dijo Guardiola en su rueda de prensa de despedida, "cuatro años en el Barça son una eternidad". No para él. La verdad es que no seré oportunista: su marcha no me la esperaba. Fundamentalmente, porque no sentía ese desgaste en el entorno que habitualmente tiene cualquiera que pase cuatro años en el gigante azulgrana. La gente quería que siguiera - espectacular respuesta del público del Camp Nou a pesar de la eliminación ante el Chelsea - la directiva también, incluso los jugadores. Por eso digo que cuatro años son una eternidad, pero no para él. Y por eso me parece que su decisión se debe a una percepción más personal, y no a lo que el entorno azulgrana habitualmente obliga.

Dijo que en éstos cuatro años "se ha vaciado, y necesita volver a llenarse", cosa que me parece comprensible. Atrás deja los años más brillantes en la historia del Barça, pero también es cierto que para ganar tantos títulos hay que jugar partidos de máxima tensión casi cada semana, con el añadido de un rival formidable que no ha hecho la travesía precisamente fácil. Y tanta presión cansa, desgasta. Imagino que por ahí van los tiros. Guardiola no se ha sentido con la motivación necesaria para afrontar otra temporada al máximo nivel, y ya sabemos que no es hombre de medias tintas. Ya le ocurrió como jugador, y ahora vuelve a hacer lo propio como entrenador. Decisión difícil, dura, para un club que ha cimentado los éxitos de los últimos años en la figura de su entrenador y ahora debe reciclarse.
Pero cómo para que el corte de la pata no tambalee la mesa, deja sustituto: Tito Vilanova. El tiempo dirá si la decisión es acertada o no. Está claro que su nombramiento tiene tintes continuistas, cosa lógica por otra parte; pero será interesante comprobar, en las pequeñas decisiones, cuánto de los últimos cuatro años era cosa de Guardiola, y cuanto de Tito Vilanova, si se me entiende. No porque las decisiones del nuevo técnico vayan a restarle méritos al anterior o viceversa, evidentemente, sino que será interesante ver las diferencias en detalle entre dos técnicos que todo el mundo ha señalado ir muy de la mano en las decisiones importantes de éstos últimos cuatro años de éxitos. Volviendo a Guardiola, la verdad no me lo imagino demasiado tiempo fuera del Barça. Supongo que ahora descansará, observará, y esperará el mejor momento para regresar. Es una de esas personalidades que han marcado fuertemente el pasado reciente del club, probablemente esa haya sido una de las claves de su éxito: criado en un estilo, con una filosofía, con un grupo de jugadores que encarnan esa filosofía a la perfección, parece una simbiosis perfecta. Y esa simbiosis ha dejado cuatro años de triunfos y algo más. Un fútbol brillante que ha marcado una época, y por el que los aficionados al fútbol sólo podemos decir: "gracias Pep, por el espectáculo".

Foto


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*