Gobernar para unos pocos, por Javier Astasio

Por si alguien tenía alguna duda, los presupuestos aprobados por el ejecutivo de Mariano Rajoy dejan claro, no ya a quién gobierna, que, como corresponde a quien ganó las elecciones del 20-N por mayoría absoluta, es a todos los españoles, sino para quién gobierna, que es para unos pocos: los empresarios, los privilegiados y, ahora, los tramposos.

El Gobierno dejó caer ayer la última máscara que le cubría, desvelando que está dispuesto para no perjudicar a los suyos, que, pese a lo que ellos mismos crean, no son sus votantes, sino esa clase privilegiada que, desde hace siglos, tiene el control de la riqueza de este país. y que, unas veces desde el caciquismo, otras con la camisa azul y, ahora, desde lo que arteramente llaman neoliberalismo y que no es otra cosa que esa nueva forma de fascismo que, infiltrando gobiernos e instituciones, se ha hecho con el control del poder económico y, de paso, con el de los medios de comunicación.

Rajoy se ha quitado la máscara y lo ha hecho sin ningún pudor. Tiene cuatro años, por delante, cuatro años duros, en los que, al contrario de los que ha pasado en la oposición no le va a bastar con discursos y dosieres y eso, es perfectamente consciente de ello, le va a costar la mayor parte del rédito electoral conseguido en la práctica totalidad de las convocatorias electorales de 2011. Por eso tiene prisa. Por eso actúa como l furtivo que entra en el coto y tiene que cobrar sus piezas antes de ser descubierto. Por eso no tuvo ayer el más mínimo pudor para ocultar para quién gobierna.

Las dos varas de medir del Partido Popular se manifestaron en el Consejo de Ministros en todo su esplendor, recortando, cuando no extirpando el gasto social, subiendo los impuestos a todos por igual y jugando, una vez más, con las palabras, intentando hacernos ver que no toca el IVA, cuando lo que ha hecho ha sido sacar del tipo reducido la mayoría de los productos que por razones, generalmente de justicia redistributiva, estaban en él.

Y, frente a las tijeras para los dependientes, los enfermos, los ancianos, los inmigrantes, los escolares en todos los niveles, desde los que están en las guarderías hasta los universitarios, la investigación y la ayuda al desarrollo, para quienes llevan décadas estafándonos, robándonos a todos los que somos Hacienda, amnistía. Perdón para que saquen a la luz todo el dinero negro acumulado en estos años. Una estrategia nada prudente, salvo que se esté gobernando para ellos, porque quien ha tenido su dinero oculto al fisco hasta ahora puede pensar que merece la pena defraudar si al final está el premio de la amnistía o que, ante la falta de eficacia en la persecución del fraude, merece la pena seguir en el escondite.

Por eso han salido ayer con esta "ocurrencia", después de haber vapuleado a Zapatero por haberla propuesto durante su mandato. Hay quien esperaba que los manifestantes que ayer salieron a la calle influyesen en las decisiones de Rajoy. Qué equivocados estaban. Como mucho, les ha entrado la prisa para favorecer a sus amigos, porque no gobiernan para todos los españoles, sino para esos pocos privilegiados que les sostienen y vice versa.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*