Gato escaldado..., por Javier Astasio

Dice un refrán tan sabio como viejo que "gato escaldado del agua fría huye" y, la verdad, así me siento yo, como ese gato escaldado una vez que recela ya de cualquier acercamiento entre los dos grandes partidos de este país. Y más, si de lo que se trata es de "tocar" el sistema de libertades y es el ministro Fernández Díaz el maestro de ceremonias.
Me refiero, claro, a ese intento de los ministros de Interior y Justicia de conseguir la bendición de los partidos con representación parlamentaria -a Podemos se le ha excluido expresamente, aduciendo que carece de ella- para sus medidas urgentes y poco claras que, con la excusa de la lucha contra el terror yihadista, pueden acabar con nuestras libertades.
Y digo acabar, porque cualquier libertad que se limita deja de serlo y porque la experiencia me dice que las medidas extraordinarias se convierten en el peor caldo de cultivo para que florezcan abusos y excesos como pequeños guantánamos en los que caben todos los horrores imaginables. Y todo, para que, al final, los terroristas a quienes se pretende perseguir sigan campando por sus respetos a caballo de su fanatismo y nosotros, el resto de los ciudadanos, sintamos como se cierra un punto más el dogal que bastante nos aprieta ya.
El PSOE canta como victoria el "principio" de acuerdo alcanzado ayer en sede ministerial para sacar de la ley de seguridad ciudadana, bautizada por los demócratas como ley mordaza, lo relativo a la lucha contra el yihadismo, y mientras su portavoz, Antonio Hernando, se calza las mallas de héroe de la libertad, imagino al ministro Fernández frotándose las manos al haber conseguido ya la foto que le permitirá vender el endurecimiento de la ley como algo democrático y necesario.
Lo peor de todo este asunto es que se culpabiliza a cualquier sospechoso y se convierte en sospechoso a cualquier ciudadano. Es eso lo que hizo el borrachín de Bush cuando, tras el estrepitoso fracaso de sus servicios de inteligencia que supuso el trágico 11 de septiembre de 2001, lanzó a sus matones por medio mundo para, con el apoyo logístico de democracias como la española, detener torturar y enterrar en vida en Guantánamo a ciudadanos que a su criterio, con razón o sin razón, resultaban sospechosos de terrorismo. Algo que, unido a su declaración de guerra al yihadismo, invasión de Afganistán incluida, multiplicó por miles el número de fanáticos dispuestos a tomar venganza de los infieres, al tiempo que multiplicaba por millones los beneficios de todas esas empresas, perros de la guerra, que subcontratan la seguridad en los "territorio enemigo".
Esa es la peor causa del terrorismo, la suma de arbitrariedades que victimizan a las minorías que persiguen y marginan, poniéndolas en manos de quienes siembran el fanatismo, prometiéndoles  un paraíso que se les niega en la tierra, y esa es la peor consecuencia que unos y otros nos toman como rehenes de sus intereses, dejándonos expuestos a los abusos de autoridad de nuestros gobiernos y al terror de su violencia ciega.
Vivimos en una sociedad en la que cada individuo se convierte en una suma de datos, en la que cada uno de sus movimientos, una compra, un viaje, una enfermedad, un pago, queda registrado y pone en manos de quienes los puedan procesar un poder inmenso y perverso de difícil control. Y esa es una de las peores caras de lo que pretenden "nuestros" gobernantes, poder acumular y manejar todos los datos de quienes consideren sospechosos. Y ya hemos visto lo poco que hace falta para pasar a ser sospechoso a sus ojos. Por eso, como el gato escaldado, huyo del agua fría de sus leyes.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*