Froilán u... otro disparo a la monarquía, por @pablombelena

Los años 2010 y 2011 fueron difíciles para la Casa del Rey. 2012 va camino de ser uno de los peores. El ‘caso Urdangarín‘ está viviendo su apogeo y aún queda por conocer su final judicial. Y sobre ese duro escenario para la monarquía española, llega este disparo del niño Froilán, que es mucho más de lo que aparenta. No es un accidente más, de un chico inocente. Son muchas las cosas que envuelven a este incidente que yo llamaría “grave”, no leve.

- Primero, que su padre, Marichalar, le lleve de caza habitualmente con tan sólo 13 años.

- Segundo, que estuviera empleando un arma que no puede empuñar, porque la legislación vigente se lo impide hasta los 14 años.

- Tercero, que la Casa Real informe, como siempre, tarde y a su manera. ¿Cómo fueron las circunstancias reales en las que sucedió este disparo accidental de Felipe Juan Froilán, nieto de don Juan Carlos e hijo de la infanta Elena?

No hay que olvidar que estaba, según Zarzuela, en “un patio” propiedad de Jaime de Marichalar o su familia, haciendo “prácticas de tiro”. La infanta Elena sólo acertó hoy a dar, creo yo, una torpe explicación a todo: “Sí, más o menos estaban de caza…”. ¿Cómo que “más o menos”? Elena no es una aficionada o una novata en el trato con la prensa. Debe medir lo que dice. Además, tanto ella como su madre, la reina Sofía, que visitaron al niño en el hospital, dijeron que “con los niños siempre pasa eso”. Bueno sí, pasan accidentes. Pero normalmente a los niños no se les pone una escopeta de caza con 13 años.

Lo dicho: lo que más sorprende es el tipo de explicaciones dadas, más que por las formas, que pueden ser más o menos torpes, por el fondo de la cuestión. Antes de que nadie diga nada, contesto mi parecer: ‘Sí’, nos deben explicaciones, adecuadas y educadas. Les pagamos todos los españoles con nuestras arcas públicas.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*