Fotografía de Calle, por Rogelio Delgado (@rogeliodr)

Abordada por algunos de los más grandes maestros, la  calle es uno de los espacios fundamentales para la creación fotográfica.

La fotografía de calle es un género que ha sido integral durante la mayor parte del siglo XX y que pasa por un momento de transición en el nuevo milenio.

Algunos de los nombres más importantes en la historia de la fotografía figuran en la nómina de quienes han practicado la fotografía en las calles: Eugène Atget, Henri Cartier-Bresson, Robert Frank, Garry Winogrand, William Eggleston…

El concepto de la fotografía urbana parece muy simple: hacer fotografías en la calle. Sin embargo su definición es resbalosa, incluso sus cánones resultan porosos. El presente texto procura llevar al lector por algunos de los aspectos primordiales en la fotografía de calle, sus forma peculiares de valorarla y las perspectivas que le ofrece el siglo XXI.

1. ¿Qué es la fotografía de calle? Definición

© Richard Kalvar

Definir a la fotografía de calle es elusivo, y la mayoría de las posibles acepciones resulta por un lado reduccionista o, por el contrario, tan amplia que no aclara gran cosa. Los intentos por una descripción precisa suelen encontrar más excepciones que reglas: por cada posibilidad canónica, hay una irregularidad importante.

Por ejemplo, se supone que una fotografía de calle debe ser cándida y de sujetos desconocidos,[1] es decir espontánea -no posada ni arreglada, donde el fotógrafo pasa desapercibido; sin embargo Diane Arbus intervenía en la escena. La foto de calle debería tener que ver con el flujo de paseos, ramblas y avenidas, pero  Garry Winogrand hizo fotos en el zoológico… “La fotografía de calle es difícil de definir porque puede abarcar cualquier tema.”[2]

También se considera fotografía de calle la que se realiza en espacios públicos, aunque no sean necesariamente en paseos, callejones o pasadizos.[3]

Alex Coghe explica que “La fotografía de calle es, ciertamente, una instantánea de la vida urbana observada en su faceta cotidiana y que incluye todos sus aspectos: la ironía, la tragedia, la imprevisibilidad, la crueldad y hasta la belleza.”[4]

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*