@fape_fape repudia el brutal asesinato del periodista Steven Sotloff

Tras la confirmación de la decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff, de 31 años y capturado en Siria en agosto de 2013, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, Elsa González, ha asegurado que “el Estado Islámico (EI) quiere matar el Periodismo”, lo que, a su juicio, constituye un crimen contra la humanidad. “Pretenden matar la libertad de los ciudadanos a recibir información”, ha declarado González, quien ha calificado el hecho como “un asesinato a sangre fría que no puede quedar impune, que debe ser condenado y rechazado por los gobernantes y por el conjunto de la sociedad”

Periodista decapitadoLa presidenta de la FAPE, que ha recordado que decenas de periodistas siguen secuestrados en Síria y que son los reporteros como ellos los que impiden que se apague la información en esta zona de conflicto, se ha unido así a las múltiples muestras de repulsa que ha generado este nuevo asesinato de un reportero, hecho público mediante un vídeo distribuido por los terroristas dos semanas después de que se conociera la decapitación del también periodista norteamericano James Foley a manos del EI.

REPORTEROS SIN FRONTERAS: UN CRIMEN DE GUERRA ATROZ, REPUGNANTE Y DEMENTE

En un comunicado, Reporteros Sin Fronteras manifiesta su horror por la decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff difundida este martes por el Estada Islámico, en Siria, con idéntico procedimiento al utilizado hace dos semanas en el asesinato del periodista James Foley.

El mismo procedimiento, la misma barbarie. Dos semanas después de la decapitación del periodista estadounidense James Foley, el Estado Islámico ha procedido a la ejecución de otro periodista estadounidense, Steven Sotloff, secuestrado en Siria durante el verano de 2013.

En un video titulado “Un segundo mensaje a Obama” difundido este martes en Internet, un individuo enmascarado condena la intervención estadounidense en Siria e Irak antes de decapitar al periodista, además de amenazar con ejecutar igualmente a David Haines, otro secuestrado británico. El verdugo advierte a todos los Estados contra la “alianza diabólica de Estados Unidos contra el Estado Islámico”.

Hasta la fecha no ha sido posible confirmar si se trata del mismo verdugo que asesinó a James Foley, pero tiene el mismo acento británico y cometió el asesinato con el mismo método, en pleno desierto, profiriendo idénticas amenazas contra la administración Obama. “Me dirijo de nuevo a Obama a causa de su arrogante política exterior contra el Estado Islámico”, afirmaba el encapuchado.

“Se trata de un crimen de guerra atroz, repugnante y demente que debe ser condenado por la justicia internacional”, afirma Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras. “No satisfechos con haber desarrollado una industria de rehenes, el Estado Islámico practica el horror hasta llegar a la decapitación en serie de periodistas”, añade Deloire.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*