Fallece Salvador Ruiz "El Maestro", el mejor culturista español de todos los tiempos, por @AgenciaFebus

Ayer, día 8 de diciembre de 2014, a la edad de 68 años, ha fallecido Salvador Ruiz "El Maestro", debido a una leucemia que ha querido llevárselo, pero no, definitivamente, pues su legado perdurará en la historia del deporte español del siglo XX como uno de sus máximos exponentes. No hace mucho, aquí, en este blog publiqué una semblanza de su vida que hoy recupero para rendir tributo a "El Maestro".

"El Maestro" con uno de sus ídolos: Vimce Gironda. Foto, revista "The Muscle", 1983. Digitalización A. Febuss.
Si tenemos en cuenta que Salvador Ruiz consiguió sus éxitos internacionales en una época en la que los medios no eran los de hoy, si tenemos en cuenta que Salvador Ruiz tiene aun el récord de victorias consecutivas como campeón de España, si tenemos en cuenta su gran labor en la promoción del culturismo español, como organizador de campeonatos y fundador de diversos gimnasios, si tenemos en cuenta que fundó y fue directivo de las entidades más importantes de culturismo de nuestro país, y, si, además, tenemos en cuenta que Salvador Ruiz trabajó en Conan "El Bárbaro" podemos afirmar que Salvador Ruiz ha sido el mejor culturista español, en todos los sentidos, de todos los tiempos.
Salvador Ruiz, en 1985, cuando fue el primer español en participar en un Mr. Olympia, su mejor momento. Foto Pedro López, digitalizada por A. Febus.
Sus Comienzos

Salvador Ruiz nació, en Argamasilla de Alba, una primavera de 1946. En aquella España de posguerra, hambre y dictadura, creció uno de los más grandes campeones del panorama culturista internacional.
A los 12 años se fabricó unas pesas de cemento. Y lo hizo porque perdió una apuesta, con un amigo, por no poder alzar 50 kilos de peso. A los 30 días ganó, al mismo amigo, otra apuesta al levantar 80 kilos. En aquellos tiempos entrenaba en la trastienda de una fábrica de pan. En unas condiciones muy rudimentarias y con mucho frío en invierno, y mucho calor en verano. Destacó en ciclismo -parte de su bicicleta también se la fabricó- y en boxeo. Pero pronto el culturismo se convirtió en su gran pasión. Decidió marchar a Barcelona para aumentar sus conocimientos al respecto. Trabajó de camarero en el bar Las Ramblas, pero no le salieron las cosas como deseaba. No tiró la toalla. Sus ganas por aprender y triunfar en ese deporte le llevaron a tomar una decisión que cambió el rumbo de su trayectoria deportiva.
Salvador Ruiz, siendo un adolescente, con sus pesas, hechas a mano. Foto gentileza de Salvador Ruiz.

En Madrid se forjó como culturista

A principios de los años sesenta se trasladó a Madrid. Se colocó de cocinero. Conoció a campeones de la talla de Amalio Lasheras, Baldo Lois, José Viñas, Steve Shabaneh, Rafael Santonja o José Luis Ayestarán, actor que dobló a Arnold Schwarzenegger en Conan, El Bárbaro. Batió el récord de España de press militar con 131 kilos. En 1965 participó en primer Mr Madrid, dos años más tarde repitió competencia, ocupando la quinta posición. En 1969 ganó en Trofeo Fuerza y Salud y participó en el primer Mr. España alcanzando el tercer puesto. En 1970 se alzó con la victoria en el primer Trofeo Dino Camerlengo, derrotando a Manuel Lucena.
Salvador Ruiz, Pepe Viñas y Jaime González, en los años 70, en el gimnasio Muvia de Madrid. Foto gentileza de Pepe Viñas, digitalizada por A. Febus.
Gran empresario y promotor de culturismo
A principios de los setenta montó, en Madrid, el primero de sus gimnasios: El Olimpia. Su buen hacer le permitió dejar su oficio hostelero para dedicarse de pleno a sus negocios. Años más tarde montó el gimnasio Olimpia II y el famoso Olimpia III con su mejor discípulo: Francisco del Yerro, que llegó a ser campeón de Europa Junior en 1976. Igualmente, montó una empresa de productos dietéticos para campeones: proteínas en polvo que por aquella época sabían a rayos...

Salvador Ruiz, con Francisco del Yerro, cuando se proclamó campeón de Europa 1976. Foto Pedro López, digitalizada por A. Febus.
En 1973 fundó uno de los torneos culturistas de mayor solera en España: el Trofeo Olimpia. Colaboró y organizó mucho campeonatos de culturismo, entre ellos el Grand Prix 1983. Fue fundador y presidente de la Asociación Española de Culturismo y de la Asociación Española de Fisicoculturismo (AEF). Bajo su último mandato, como presidente, en AEF, de 1992 a 2001, España consiguió sus mayores éxitos internacionales y el reconocimiento del culturismo como actividad deportiva por parte del Consejo Superior de Deportes.
Foto inédita de Salvador Ruiz (y Baldo Lois, entre otros) en el Campeonato del Mundo IFBB 1975, celebrado en Pretoria. Foto gentileza de Baldo Lois.
Su palmarés asusta hoy en día
Baldo Lois se convirtió en el gran rival deportivo de Salvador Ruiz. En las primeras competiciones nunca le consiguió vencer. Pero su tenacidad, su entrega, su sacrificio y el estudio de las mejores técnicas de entrenamiento, nutrición y suplementación, provocaron una gran transformación en su desarrollo muscular. Y a partir de 1975 ganó en todas la competiciones en las que participó a nivel nacional, entre ellas el Campeonato de España 1974, 1975, 1976, 1977, 1978.
En los años 70 Salvador Ruiz abrió el primero de sus gimnasios: El Olimpia. Foto digitalizada por A. Febus.
Salvador Ruiz cuando ganó el Campeonato de España en 1975. Foto Pedro López, digitalizada por A. Febus.

Primer campeonato del mundo WABBA en 1977. Foto Pedro López, digitalizada por A. Febus.

Campeón de Europa y del Mundo y Conan "El Bárbaro"

El desarrollo espectacular de Salvador Ruiz marcó una época en el panorama culturista internacional. Sus abdominales cincelados y con una definición extrema fueron una parte importante de su éxito profesional. En 1976 se proclamó campeón de Europa en Le Mans. En 1978 se llevó el Mr. Universo NABBA en Londres y el Campeonato de Mundo WABBA en Madrid, donde se le premió con Los Mejores Abdominales del Mundo. En 1979 ganó el campeonato de Europa Profesional WABBA, venciendo al gran campeón Bertil Fox. A principio de los ochenta participó en varios mundiales quedando en puestos destacados. Dos años más tarde, junto a una pleyade de culturistas españoles, participó en el rodaje de la película Conan "El Bárbaro", protagonizada por Arnold Schwarzenegger, cuyo doble fue José Luis Ayestarán. 
Salvador Ruiz y Francisco del Yerro en el rodaje de Conan "El Bárbaro" de John Milius. Foto Gentileza de Salvador Ruiz.

El primer español en participar en el Mr. Olympia IFBB

Salvador Ruiz volvió a competir en 1985, en la mejor forma de su vida, y con casi cuarenta años. Fue el primer español en participar en la competición profesional más importante del panorama culturista internacional: el Mr. Olympia IFBB, y, por ende, fue el primer español en convertirse en profesional en la IFBB. Toda una gesta para aquella época. Y toda una gesta fue su participación, hace casi veinte años, en el campeonato del mundo Master IFBB, en la categoría de más de 50 años, subiendo una vez más al podium, con una puesta a punto impresionante jalonada por sus magníficos abdominales y oblicuos.
Salvador Ruiz, en 1978, cuando se proclamó del mundo WABBA. Foto Pedro López, digitalizada por A. Febus.
Salvador Ruiz es, a la vez, el primer español forjado en territorio nacional, en ganar un campeonato del mundo de culturismo. Y es, sin duda, el fisicoculturista más importante que ha dado este país. Hoy, un poco retirado de la temática culturista, mantiene una buena forma y tiene un gran éxito como empresario hostelero, pero siempre se le recordará como el fisicoculturista con los mejores abdominales del mundo.
Salvador Ruiz, entrenando, en los USA, en los años 80. Foto Gentileza de Salvador Ruiz.
El gran Eduardo Franco comentó, en 1985, que Salvador Ruiz alcanzó su mejor forma para su participación en el Mr. Olympia, la foto de Pedro López habla por sí misma. Digitalización A. Febus.
Salvador Ruiz, siendo ya atleta máster, en una de sus últimas participaciones. Foto gentileza de Salvador Ruiz.

2 Comments

  1. Aunque quizás no esté bien comentar lo que voy a decir a continuación, creo que por delante de Salvador estuvo Baldo Lois. Un saludo

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*