Fabra no pudo cerrar Canal 9 como tenía previsto: de forma clandestina, por @salvemostelema

Objetivo conseguido Sr Fabra: no cerró Canal 9 como tenía previsto. Su gobierno, a estas alturas famoso mundialmente, no pudo llevar a cabo el cierre de Canal 9 de forma clandestina, sin visibilidad, oculto a la ciudadanía y al mundo.

La fatídica noche del 28 al 29 de noviembre pasará a la historia de la televisión como la noche en que se transmitió por primera vez y en directo el cierre de una televisión en España. Eso nos iguala con los griegos, que, dicho sea de paso, han demostrado que si algo saben hacer es batallar hasta el final.

Me enteré de que su plan se iniciaba justo después de haber recogido un premio por uno de los programas que he tenido la suerte de hacer en esa empresa. Primero la publicación nocturna de la orden, y luego el apagón de radio 9. Lo primero que me vino a la cabeza fue que no había nada que hacer, que un señor como usted que en 23 días ha sido capaz de anunciar el cierre, nombrar de urgencia un nuevo Director General, de urgencia presentar una ley, de urgencia votarla y de urgencia nombrar unos liquidadores, tenía un plan bien claro de cómo apagar Canal 9 de forma rápida y silenciosa.

Al llegar a Burjassot nos encontramos con las puertas cerradas, la policía y con que los trabajadores no podían entrar. “Ya está”, pensé, “ganan los malos otra vez, consiguen cortar sin ruido, aquí nos quedaremos de nuevo gritando en la puerta.” Pero no, la chapuza que ha imperado en todo el proceso del ERE y liquidación de RTVV tenía otro capítulo.

Desde dentro, los compañeros, muchos que nunca han asistido a una manifestación y que jamás se imaginaron en esta tesitura, reaccionaron como periodistas de verdad y se empecinaron en contar lo que pasaba: que los trabajadores no podían entrar, que habían silenciado Radio 9… Sacaron un cable a la puerta para que desde el otro lado de la verja la gente contara lo que pasaba y voilà, chapuza al canto, entramos en la tele un nutrido grupo de trabajadores y de periodistas de otros medios. Y entramos a hacer lo que sabemos hacer, a informar de lo que estaba pasando, de que su gobierno, sustentado por una banda de presuntos corruptos, quería cerrar un medio de comunicación a las 12 de la noche. Ese era su objetivo y como muchas otras veces, su objetivo no era el nuestro. Nosotros sabíamos que terminaría cortando la emisión pero no podíamos consentir que lo hiciera así, como si fuera un desastre natural: te levantas por la mañana con el silencio de Ràdio 9 y un negro en la pantalla.

Teníamos claro que no se podía luchar de forma violenta; no es nuestro estilo, somos gente sencilla, que tiene hijos, suegros y cuñados, que nunca han tirado un coctel molotov ni nada de eso.

Nuestro objetivo era otro: tenemos que contar a los valencianos, cómo, quien y por qué se cierra este medio. El quién aquí es lo más fácil: lo corta Alberto Fabra; el por qué también: por la gestión corrupta y antiempresarial de los gestores de RTVV en estos 19 años de gobierno del PP en esta comunidad. Nos falta el cómo y parece ser que todos esos recursos de los que dispone un Gobierno no son suficientes para saber cortar las emisiones de forma quirúrgica.

Mire señor Fabra: la situación era muy sencilla, nosotros teníamos claro qué es lo que había que hacer: retrasar el corte de la señal lo más posible, no aparecer nunca como un grupo violento y asegurarnos de que se viera cómo se ponía fin a un medio de comunicación público.

Le tengo que decir que estoy orgulloso del trabajo realizado. Todos los objetivos cumplidos, todos los valencianos saben hoy quien, por qué y cómo se cortó Canal 9. Canal 9 la cierra Alberto Fabra, por una gestión corrupta y continuada, y todos los medios de comunicación, nacionales e internacionales, tienen esas imágenes.

Al final de todo hicimos nuestro trabajo: contar las cosas para que el mundo se entere.

Javier Abuja (Realizador de Canal 9) @javiabuja

Artículo original en http://javiabuja.blogspot.com.es

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*