Europa nos salva... ¿o nos asfixia?, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

"Es imposible que algo sea y no sea al mismo tiempo y en el mismo sentido" (Principio de no contradicción). Supongo que, para la mayoría de los mortales, se trata de un principio sensato que tratamos de aplicar en nuestra vida cotidiana. ¿Es aplicable este principio también a Europa? Aquí ya es más difícil responder. A veces nuestros sentimientos  hacia la Unión Europea son contradictorios: En ocasiones, sobre todo cuando las cosas van bien, la vemos como madre. Pero otras, sobre todo a partir de la crisis,  la vemos como madrastra. La UE unas veces nos rescata, otras parece que nos olvida y nos hunde en la miseria. Esta ambivalencia europea no es monopolio del hombre de la calle. También es posible localizarla, por ejemplo, en alguno de nuestros ilustres académicos. Hace unos días las redes sociales difundían con entusiasmo un artículo de Javier Marías titulado "El último bastión" en el que, entre otras cosas, se decía:
    Ingreso de Javier Marías en la Academia (27-4-2008) (Foto de El País) Algo tendrá de buena y envidiable esa Unión cuando, si se fijan, hoy la ataca o la quiere debilitar casi todo el mundo. Trump...Putin...los yihadistas...la Venezuela de Maduro...Le Pen...las extremas derechas holandesa, escandinava, alemana...la extrema izquierda...los independentistas catalanes... Estoy convencido de que el día en que Javier Marías escribió este artículo se había levantado con el pie derecho.  Hace ahora justamente un año debió en cambio levantarse con el pie izquierdo y publicó "No nos axfisien" en el que sostiene todo lo contrario: En Europa tenemos en Bruselas a una monstruosa legión de burócratas que viven de eso, de urdir normas y dificultades sin fin, que oprimen a los ciudadanos y no les dejan vivir. De alguna manera han de justificar su sueldo. He aquí mi propuesta y mi ruego: "Señores burócratas de Bruselas y España: No se preocupen por sus empleos. los tienen asegurados. Seguiremos pagándoles de buen grado aunque se pasen la jornada mano sobre mano. por favor, hagánlo. Jueguen al ajedrez, al dominó, a los naipes o con el smartphone. Vean estúpidos vídeos de   en horas laborales...Pero se lo suplico, estense quietos. No piensen...no nos axfisien..." En qué quedamos? Europa nos salva...o nos asfixia?

1 Comment

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*