Estrategias, por Javier Astasio

 
 
De veras que quisiera equivocarme, pero me temo que quienes hoy están en el gobierno han decidido volver a su vieja estrategia de agitar el patio vasco para, con la polvareda levantada, enterrar todos esos asuntos que tanto le turban y tanto perjudican su cartel electoral y no hay que olvidar que en apenas unos meses, comenzando por las elecciones europeas, nos deslizaremos de nuevo por el tobogán electoral que tanto parece aturdir a este país.
Estamos, mientras escribo esto, a punto de conocer el fallo del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, el llamado Tribunal de Estrasburgo, sobre la que pasará a la historia como "Doctrina Parot", una estratagema legal, aplicada por el gobierno de Aznar, una especie de "ingeniería penal" destinada a corregir la aplicación de los beneficios penitenciarios, esencialmente dirigida a los presos etarras, para impedir su excarcelación antes del cumplimiento de la pena fijada por los tribunales.
No hay que olvidar en este punto que esa doctrina fue avalada por todas las estancias judiciales en España y que los fallos de Estrasburgo no son vinculantes, aunque es evidente que el estado no las cumple o las cumple a regañadientes ve seriamente perjudicada su imagen.
Parece claro que el fallo del tribunal quitará por segunda vez la razón a España y que, de tener que cumplirlo obligará a la excarcelación de decenas de presos condenados por numerosos crímenes en nombre de ETA, algo que, perjudicará seriamente la imagen del gobierno entre sus votantes más conservadores, a pesar de que, dada la inactividad la banda, para el resto de la población no tendrá la trascendencia que desde determinada prensa se le querrá dar. De lo que no hay duda es de que, pase lo que pase, cumpla o no el Gobierno con la sentencia, habrá debate y debate duro.
Además, pase lo que pase, el gobierno tendrá que valorar qué le va a resultar más beneficioso, tendrá que sopesar si le convienen esas excarcelaciones que quizá precipiten el fin de la banda o si, a corto plazo, obtendría algún rédito electoral de una resistencia "numantina" al acatamiento de la sentencia. A estas horas, aún no conozco el fallo, pero insisto en que, sea el que sea, va a marcar la actualidad de los próximos días. En primer lugar, porque al gobierno y su partido no le conviene ser generoso, ya que quebraría la imagen de justiciero que se ha construido, ayudado por sus voceros, frente a la cacareada "blandura" de los gobiernos socialistas y, por otra parte, porque el ministro del Interior ya ha dejado claro que va a actuar con "tolerancia cero" en relación con cualquier homenaje que se les dé a los excarcelados. Y lo hace, según EL PAÍS, a pesar de que en Interior existe el convencimiento de que ninguno de los etarras excarcelados volverá a delinquir y de que la banda no volverá a la violencia.
Entonces, a qué tanta preocupación. Evidentemente a que en demasiadas ocasiones ha dado la razón a las víctimas, incluso, valga la redundancia, más allá de lo razonable. Es evidente que, después de usar una y otra la intolerancia contra el terrorismo como arma electoral, le va a resultar difícil explicar a las asociaciones de víctimas que aplicar la sentencia es inexcusable o que es lo más conveniente para España. Es lo que tiene alimentar el enconamiento. Al final, cuando en la mano no queda nada que ofrecer, es la mano la que se lleva las dentelladas.
Las estrategias de PSOE y PP siempre han sido distintas, a pesar de que, a veces, el PSOE ha tratado de mimetizarse en el paisaje de la intransigencia. Sin éxito eso sí, porque en ese terreno el PP ha sido siempre más eficaz y sus electores más receptivos. En cualquier caso y al final, tal y como están las cosas, una parte importante de los dirigentes del PP saben que agitar el fantasma de la independencia de Cataluña o Euskadi cierra las filas entre sus votantes. Del mismo modo que también sabe que le va a resultar muy difícil rentabilizar la desaparición de ETA. Cuestión de estrategias.
 
Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*