Estado de la radiotelevisión pública en Europa, por @FeSPeriodistas

Malos tiempos para el audiovisual público por las políticas de “austeridad” y la ingerencia de los políticos que atentan contra la pluralidad y la veracidad informativa. España en estado crítico.

El pasado 2 de octubre finalizó, en París, el Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES/ETUC); a el concurrieron en representación de la Federación Europea de Periodistas (FEP/EFJ), nuestros compañeros Patrick Kamenka del Sindicato de Periodistas FRances (SNJ-CGT) France y el delegado de nuestra federación en la FEP, Paco Audije. (España).

Ambos presentaron al congreso una moción sobre la situación de los medios audiovisuales públicos y contra las políticas de austeridad que recortan la capacidad de estos medios; además de la preocupación por la ingerencia de los partidos políticos gobernantes como en Italia y España, que atenta contra la pluralidad y veracidad de la información.

La moción de la FEP, que no fue admitida a debate por cuestiones de procedimiento; solicitaba el Congreso de los sindicatos europeos se pronunciara sobre “la necesidad de oponerse a la reducción del pluralismo en los servicios públicos audiovisuales europeos, así como defender sus puestos de trabajo, una financiación trasparente, su independencia, diversidad y calidad”.

Asimismo que pidiera a los sindicatos miembros “que continúen defendiendo los empleos y que luchen contra la concentración de los medios que sólo conduce a la preponderancia de unos pocos poderosos grupos mediáticos”.

En toda forma, el digital periodistas-es ha publicado el informe presentado y en el que Paco Audije hace un repaso de la situación del audiovisual público en varios países europeos.

El servicio público de radiotelevisión sigue siendo uno de los objetivos de las políticas de austeridad en varios países europeos. Esa política amenaza a un gran número de puestos de trabajo y a la misma calidad de la información y el pluralismo.

En el señala que “la reciente reapertura de la ERT, el operador público griego, y la esperada e inminente reinauguración de la regional RTVV/Canal 9 en Valencia (España) muestra las posibilidades y fortalezas de la reacción sindical en este campo.

Durante la última reunión anual de la Federación Europea de Periodistas (FEP), que tuvo lugar en junio (en Budva, Montenegro), la Federación felicitó a Grecia, a su pueblo y su gobierno por la reapertura de la ERT. Más que nunca los griegos necesitan de su radio y televisión públicas para que los ciudadanos reciban una información neutral en medio de la injusta crisis en que está inmerso el país.

En Francia ha habido varias campañas contra los ataques internos y externos dirigidos a debilitar el servicio público audiovisual. La principal respuesta sindical fue una huelga que duró 28 días en Radio Francia, que terminó el 15 abril con la suspensión indefinida del plan estratégico (preparado por la dirección) que implicaba una reducción tanto de los empleos como de la calidad de la información ofrecida al público.

En general las políticas de austeridad no sólo han puesto en peligro el futuro del servicio público audiovisual, sino que también han puesto en peligro los puestos de trabajo, afectando al pluralismo, la calidad de los contenidos y, por tanto, de la democracia.

En España, el gobierno ha profundizado su control sobre RTVE modificando el nombramiento parlamentario del Presidente. El operador público se ha convertido en un rehén del partido mayoritario, ahora el conservador Partido Popular; pero también la mayor parte de los operadores regionales de carácter público dependen de distintos gobiernos regionales y siguen una pauta similar.

Por esa razón, es urgente apoyar la decisión del nuevo gobierno regional de Valencia de reabrir pronto el canal RTVV-Canal 9, que además es el único en  la región de Valencia que ofrece noticias y programas en valenciano, la lengua mayoritaria del territorio.

En el Reino Unido, la BBC está bajo un serio ataque del nuevo gobierno del Partido Conservador. John Whittingdale, el nuevo ministro con responsabilidad sobre los medios, incluida la BBC, ha dicho que el canon es insostenible. Con el gobierno proponiendo medidas adicionales de austeridad, que incluyen recortes de alrededor de 12 millones de libras sólo en el presupuesto de servicios sociales, parece probable que el importe del canon (*que pagan los ciudadanos para financiar la BBC) sea congelado de nuevo. Doce años sin ningún incremento amenazaría con el cierre de canales, la reducción en la calidad de los programas de producción interna y más despidos.

Mientras tanto, Rupert Murdoch, sostén del Partido Conservador, ha elevado recientemente el coste de la suscripción de Sky TV. Un paquete completo de Sky ahora cuesta más de 500 libras anuales. El canon de la BBC asciende a 145.50 libras anuales, es decir, 40 peniques al día. (* En Francia, el impuesto del canon televisivo que los ciudadanos pagan por el servicio público son 136 euros anuales).

En Italia, la promesa de reforma de la RAI por parte del gobierno italiano ha causado preocupación entre el personal y los sindicatos. Hoy, el tiempo de las promesas se ha acabado y lo que cuenta son las acciones. La verdadera reforma debe garantizar la libertad de información y el pluralismo.

La independencia de la RAI y de todos los servicios públicos europeos debe garantizarse de una vez por todos y su futuro no debiera depender de los cambios en los gobiernos.”

http://periodistas-es.com/la-radiotelevision-publica-en-europa-en-el-congreso-de-la-ces-58946

 

 

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*