Espe aplica el 15-M, por Fernando Blázquez (@ferblazrom)

Increíble pero cierto. La primera política que ha decidido aplicar una de las peticiones del 15-M, la del recorte del gasto público en políticos, ha sido Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. No es la más importante de las reclamaciones, desde luego, pero sí una de las más vistosas. Cargarse de un plumazo la mitad de los diputados de la Asamblea de Madrid requiere, en primer lugar, modificar el Estatuto de Autonomía de la Comunidad, que en su artículo 10, apartado 2, dice que “la Asamblea estará compuesta por un Diputado por cada 50.000 habitantes“. Evidentemente, tendrá que pasar a ser uno por cada 100.000. ¿Tiene lógica? Desde luego. Sobre todo teniendo en cuenta que, si hiciéramos la ratio en el Congreso de los Diputados es, aproximadamente, de un diputado por cada 135.000 habitantes.

La medida es ¿oportunista? ¿populista? No sería la primera vez que la presidenta regional recurre a la técnica. Recordemos aquel negociazo del que acusó a los vendedores de las camisetas contra los recortes en educación, o cuando se autocalificó de pobre de pedir. No se puede decir, desde luego, que no sea una experta.

En cualquier caso, la medida es altamente impopular entre la clase política, tanto propia como ajena. La mitad van a quedarse fuera y, cuando se lleva calentando la silla mucho tiempo, bien-bien no tiene que sentar. La propuesta -que puso sobre la mesa UPyD-, por el hecho de suponer la reforma del Estatuto, requiere una mayoría de dos tercios en la cámara. La unión del Partido Popular con la formación magenta no la alcanza, lo que quiere decir que la pelota quedaría en el tejado de PSOE (que ya la ha tildado de “cortina de humo) y de IU.

Ahora son ellos los que tendrán que demostrar si realmente están dispuestos a apretarse el cinturón… o si se creen superiores a sus representados.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*