España, Francia, y el falso mediocentro, por @FutbolRH

Por tercera cita consecutiva, España jugará las semifinales de un gran campeonato tras su victoria sobre Francia por 2-0, primera en competición oficial sobre el combinado bleu. Es la confirmación de que con éste equipo hemos dado un evidente paso adelante; dónde antes nos acomplejábamos y caíamos una vez tras otra, ahora tenemos un equipo que compite, que es difícil de batir en momentos decisivos. Nos hemos ganado un respeto que hemos trasladado a nuestros rivales, que ven en España un oponente complicado, porque resulta casi imposible quitarle el balón, y eso les hace sentirse por momentos inferiores.

Es tal vez por ese respeto que Blanc innovó con el once. En lugar de los tres mediapuntas habituales de mucha movilidad por detrás de Benzema, optó por reforzar la banda derecha introduciendo a Reveillere y adelantando la posición del otro lateral, Debuchy, unos metros por delante. El planteamiento habría tenido su lógica dado que el lado izquierdo de España - con Jordi Alba e Iniesta - ha llevado claramente el peso ofensivo español en esta Eurocopa, muy por encima del costado derecho. El problema es que con éste planteamiento, Francia incurrió también en varios errores, pienso; el primero, evidente, de que el doble lateral no impidió a Jordi Alba escaparse por la izquierda para servir a Xabi Alonso el que sería el primer gol del partido. El segundo, que Blanc lanzó un mensaje de respeto a los suyos que tal vez fue excesivo. Porque a Francia le costó entrar en el juego y mostrar sus señas de identidad, que las tiene. Un equipo capacitado para tener el balón, algo que sólo mostró en algunas fases de la segunda mitad, y para cuando lo hizo, ya iba por detrás en el marcador. 

Vicente Del Bosque siguió firme a sus ideas y volvió a jugar sin nueve. O con el falso nueve, como se ha dado en llamar. Y con el debate enfocado en el delantero centro, fue otra variante la que acabó por ser clave en el partido. Dotar de más libertad a Xabi Alonso para llegar al área rival, cuando habitualmente tiene órdenes de guardar la posición en el mediocentro, ésta vez sorprendió por su llegada. El de Tolosa confirmó el gran momento de los jugadores del Real Madrid en ésta Eurocopa, y se marcó un partido soberbio - como toda la temporada - e hizo del todocampista que se necesitaba en un doble pivote del que se había cuestionado si restaba capacidad ofensiva al equipo. Espectacular trabajo posicional, intuición en la recuperación, capacidad para distribuir, a lo que además añadió dos goles. Es una demostración más de que el talento de nuestros centrocampistas en éstos momentos es único, y eso nos permite encarar los partidos con ventaja. La que nos da el balón, que incluso nos permite jugar sin delantero, aunque sigo pensando que no sea lo ideal. Y es que con tanto balón, al final las ocasiones y los goles acaban llegando. Aunque sean de un falso nueve, o como en este caso de lo que casi podríamos denominar un "falso mediocentro".

Algunas claves del partido...
1 Francia, más defensiva. Blanc apostó por algunos cambios en el once para frenar la banda izquierda española. No lo consiguió del todo, y además, le restó personalidad al juego francés.
2 Xabi Alonso, con libertad ofensiva. Una variante que no ha sido nada habitual, ni en los partidos de Del Bosque, ni tampoco en el Real Madrid. Xabi Alonso pudo incorporarse más al ataque, y eso sirvió para hacer el primer gol tras un buen remate de cabeza. Además, hizo un partido soberbio en la zona ancha, como siempre.
3 Control del partido. Por delante, España controló bien el juego y concedió muy pocas ocasiones a Francia. Gracias a la calidad en el centro del campo, tener el balón nos permite encajar pocos goles y resolver los partidos incluso sin un delantero centro.


Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*