Equivocar los aliados, por Javier Astasio


Cada vez estoy más convencido de que el gobierno español no ha puesto en hora su reloj que sigue anclado en un tiempo del que, parece, deberíamos estar saliendo. Prueba de lo que escribo son las últimas horas de Rajoy en Chicago, una buen prueba de que la apuesta de Rajoy es por un caballo que, después de haber marchado en cabeza toda la carrera, arrastrando tras de sí al resto de participantes, ahora está desfondado y ve como su rival le toma la delantera en la recta final.

El cabreo despreciativo hacia Hollande seguido de la excursión fluvial con Angela Merkel no creo que fuese lo más beneficioso para España, ahora que se está rectificando el rumbo hacia el crecimiento después de haber navegando demasiado tiempo con la proa puesta hacia el iceberg del déficit cero con resultados de sobra conocidos.

Nuestro país ahora mismo echa en falta dos elementos fundamentales para salvarse. Uno es la ilusión que parece habernos abandonado desde que los consejos de ministros se convirtieron en un taller de costura en el que un viernes sí y otro también, las tijeras mordían nuestras vidas. Otro es una meta distinta del futuro arrasado y escuálido que nos ofrece Rajoy. Necesitamos ilusión y futuro y el Gobierno parece empeñado en negárnoslos.

Pienso que haríamos mejor en buscar a nuestros aliados entre quienes se rebelan contra la austeridad a cualquier precio. Está claro que si se un país deja de dar pedales pierde el equilibrio y, nosotros, hace demasiado tiempo que dejamos de darlos. Hasta los propios alemanes han comenzado a ver, y lo han demostrado con su voto más reciente que comienzan a estar preocupados por el empobrecimiento de quienes les comprábamos los audis.

Y, frente a ese entreguismo del Gobierno a las tesis de Merkel, Rajoy exhibe esa especie de alergia a todo lo que tiene que ver con las políticas sociales y la economía real, más allá de la de las cifras. Por eso gruñó, entre balbuceos, silencios y más balbuceos, ante las opiniones de Hollande sobre el futuro de la banca española. Había escrito "nuestra banca", pero, salvo a la hora de rescatarla, la banca no es nuestra, sino de los de siempre, los que nos han llevado hasta donde estamos.

También rechazan Rajoy y su partido al derrotado PSOE y a su líder Alfredo Pérez Rubalcaba y lo hace con malos modos, insultando y despreciando, sin pensar que nada habría mejor para este país que ofrecer un sólo mensaje en el exterior. La otra opción, una vez que se ha visto que gran parte de la herencia de la que tanto se queja el PP y que tan útil le ha sido para eludir responsabilidades es de las autonomías que gobierna desde hace tantos años, es la de cocerse en su jugo ante el silencio calculado de la oposición y os aseguro que no sólo se está cociendo, sino que ya está casi en su punto.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Publicado por

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*