Endogamia, por Emilio Fuentes Romero (@efurom1)

Después de seis años de crisis, a este país no lo reconoce "ni la madre que lo parió".

Todas las instituciones, desde la Corona a los sindicatos pasando por el funcionamiento de las Comunidades Autónomas o los medios de comunicación, han sido cuestionados. 

Unas veces por su implicación en casos de corrupción, otras por prevaricación, otras por dejación de funciones... El caso es que el sistema político-institucional del 78 parece llegar a su fin.

                            (Manifiesto de julio 1998)

Hasta ahora, una de las pocas instituciones que había permanecido casi al margen había sido la Universidad. 

Pero "el caso" Errejón la ha puesto también en el disparadero. El tema de la Universidad está ahora en primera línea de las tertulias de radio y televisión y de las páginas de Opinión de nuestros diarios.

He aquí un par de ejemplos:

1. Víctor Alonso Rocafort, en El agujero negro de la Universidad española, afirma: 

"No podemos decir que haya nada ilegal en la mayoría de las plazas que sabemos que se han otorgado a dedo en la Universidad. Aunque se sepa que la misma convocatoria de la plaza surge de una reunión a puerta cerrada entre un catedrático, o director de departamento poderoso, que quiere colocar a alguien y el vicerrector correspondiente. Un enjambre de normas, puntuaciones detalladas y posibilidades de recurso disfrazan los procesos. En la práctica ganar un recurso, para quien se atreve a solicitarlo, es tarea casi imposible".


2. Félix de Azúa, en Un partido de profesores, se pregunta:

"¿No han oído hablar de la endogamia universitaria, de las mafias departamentales, de las cátedras hereditarias? En algunas ocasiones estas corruptelas se usan para mantener la coherencia ideológica o teórica de un departamento, lo que es hasta cierto punto comprensible, pero la mayor parte de las veces es simplemente el modo de mantener una clientela vitalicia".

El futuro de Errejón queda ahora en segundo plano. Esta polémica tiene que remover las estancadas aguas universitarias y la sociedad (iba a decir "los políticos") debe tomar en serio, de una vez por todas, la reforma de la Universidad.

                                      (Artículo de Miguel Delibes. 2006)



Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*