En pie, famélica legión, por Javier Astasio


Menos mal que el Gobierno que  tiene todos los datos, encuestas y estadísticas, por adelantado se guardó la última encuesta del INE. La encuesta que describe un panorama dramático en el que ya son más de uno de cada cinco los españoles que aparecen en riesgo de pobreza. Españoles que no tienen para calentar su casa en invierno, si es que la tienen, que no pueden comer carne o pescado dos veces por semana, que, pese a tener uno de esos empleos de los que tanto presume el gobierno no llegan a fin de mes y no levantan cabeza, que no pueden hacer frente a  gastos imprevistos como una enfermedad, una avería en un electrodoméstico o una simple gotera, que no pueden pagar la luz o el agua o que, cuando lo tienen y físicamente es posible, van o vienen al trabajo caminando. Españoles que han tenido que dejar la universidad para tiempos mejores, españoles que visten chándal y deportivas, no por estética, sino por necesidad, españoles que veranean en un parque o, a lo sumo, en el pueblo y que no recuerdan la última vez que fueron al cine.
Nos dejamos deslumbrar por las cifras apabullantes de la final de la Champions League en Lisboa, por ese centenar largo de españoles, casi todos madrileños, que peregrinaron con o sin hotel, con o sin entrada, a la capital portuguesa. Pero esa no es la España real, esa es la España televisada que prefieren enseñarnos los de arriba, que ya no sé si son los gobernantes con la ayuda de los grupos mediáticos o los grupos mediáticos con la ayuda de los gobiernos.
Lo peor, lo más demoledor, de la encuesta del INE que, insisto, se  ha guardado en un cajón hasta después de las elecciones es que la mitad de todos esos pobres en potencia tiene trabajo, uno de esos trabajos que resultan de dividir en dos, en tres o en cuatro los auténticos, esos puestos de trabajo que la crisis se llevó por delante mientras los ricos, ese uno por ciento que controla y acumula más del noventa por ciento de la riqueza, se frotaba las manos. Por eso nos la ocultaron, porque esos datos certificados por el mismo gobierno que nos cuenta que lo peor ha pasado y que ya estamos saliendo de la crisis, en manos de sus adversarios hubiesen sido pura dinamita.
Y, mientras el gobierno de España, muy a su pesar, hace públicos estos datos, la bruja malvada que ocupa la dirección del Fondo Monetario Internacional, la sucesora de Rato y Strauss Kahn, la que empieza a sonar para usurpar, a espaldas de la democracia, la presidencia de la Comisión Europea que debería ocupar el vencedor de las elecciones del domingo, ese mismo personaje, recomienda a Rajoy que suba más el IVA, y que se autorice a las empresas recortar más los salarios.
No sé si las cabezas pensantes de este fascismo económico que parece haberse instalado en esta parte del mundo son conscientes de a dónde nos están llevando, no sé si son conscientes de que cualquier material, por resistente que parezca, si se tensa demasiado, acaba por romperse, no sé si conocen, aunque sea de pasada, la historia, paro, de vez en cuando, deberían volver la mirada hacia ella, tal y como fue, no como la están recontando, para extraer de ella las lecciones que encierra.
Están despojándonos de todo, están dejándonos sin nada y cuando no se tienen nada, no hay nada que defender, porque no hay nada que perder, salvo la dignidad. Cuando hace tres años los desencantados mutaron en indignados y ocuparon las plazas de España, prefirieron ignorarles, pensaron, porque les convenía, que aquello sería flor de un día, pero la flor sobrevivió y se transformó en un fruto cuyas semillas han prendido en muchos ciudadanos. Y, ahora que hay nuevas flores en los balcones, va a ser muy difícil impedir que en adelante sigan apareciendo. 
Todos, salvo quizá el lúcido Llamazares, prefieren ignorar lo que ha pasado. Prefieren no enterarse de que, por fin, los jóvenes, los que dieron el voto a Zapatero contra la Guerra, hoy sin trabajo y sin futuro se han convertido en la famélica legión que el domingo encontró su voz y se está poniendo en pie.


Puedes leer más entradas de "A media luz" en http://javierastasio2.blogspot.com/ y en http://javierastasio.blogspot.es y, si amas la buena música, síguenos en “Hernández y Fernández” en http://javierastasio.blogspot.com/

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*