En Francia, la gran pregunta es… ¿a quién votarán ahora los 'eliminados'?, por @pablombelena

Una vez pasado el primer asalto, los dos candidatos que se jugarán la presidencia de la República francesa serán el socialista François Hollande, que venció con el 28,63% de los votos al presidente Nicolas Sarkozy, que obtuvo el 27,08%. Ahora lo que decidirá en segunda vuelta es el voto de los candidatos eliminados.

Los votos de ultraderecha serán claves, es lo que entienden y consideran un hecho los franceses. La mayoría de los medios del país galo asegura que la masa votante de Marine le Pen, que ha crecido y mejorado los resultados de su padre cuando llegó a disputar la segunda vuelta con Chirac, será la que dé la llave del Eliseo a Hollande o a Sarkozy.Los votantes de Le Pen supusieron el 18,01% del total, un porcentaje muy alto y nada desdeñable, por mucho que se quedaran fuera de la segunda vuelta al ser el tercer frente electoral. Los analistas políticos consideran que este voto de ultraderecha irá, parcialmente, a Sarkozy en la próxima cita electoral, por lo que creen que la presidencia seguirá en manos de la derecha conservadora, invalidando el cambio que la sociedad francesa busca hacia otras fórmulas más progresistas para salir de la crisis.

Por su parte, el izquierdista Jean-Luc Mélenchon también sumó un importante porcentaje de votos, el 11,13%, lo que se considera un bastante evidente apoyo posterior al socialista Hollande, aunque no tan claro como el caso anterior, el de los votos dirigidos a Marine le Pen, que irían a Sarkozy. Sin embargo, la ultraderechista aún se resiste a pedir el voto para el actual presidente, mientras que Mélenchon, aseguró que su formación es quien verdaderamente tiene “la llave del resultado final” y llamó a sus electores a votar contra de Sarkozy el próximo 6 de mayo: “Nuestro pueblo parece haber pedido pasar la página de los años de Sarkozy”.

Otra cosa muy diferente es el caso de los votos que se marcharon para el candidato del centro, François Bayrou, que llegaron a un histórico 9,11%, siendo un voto ‘emergido’ de la disensión con Sarkozy, pero sin llegar a ser un apoyo ciudadano a políticas de izquierda, sino moderadas y europeístas.

El resto de candidatos no superan por su cuenta ni el 3%, así que no se les considera igualmente de decisivos. Los que más se mojan en los pronósticos, insistimos, creen que Sarkozy lograría mantener el poder gracias a los votos de ultraderecha y parte del centrismo, mientras que Hollande tendría que convencer a la izquierda de Mélenchon y a parte de ese voto de centro de Bayrou.

Sin embargo, según un sondeo realizado por el Ipsos para el diario ‘Le Figaro’, Hollande será el vencedor de la segunda vuelta de las presidenciales al imponerse por 8 puntos de ventaja sobre Sarkozy. Este sondeo concede al candidato socialista el 54% de los votos, frente al 46% del actual presidente.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*