El triunvirato baskonista se basta ante el Lagun Aro

El Caja Laboral es el primer semifinalista de la 76ª edición de la Copa del Rey de baloncesto. Los baskonistas se impusieron al siempre correoso Lagun Aro GBC (72-65) en un emocionante derbi vasco, que no se resolvió hasta los últimos instantes y en el que el trío formado por Prigioni, Teletovic y Milko Bjeliça (54 puntos entre los tres) acabó marcando la diferencia.

El parcial de 27-11 del tercer cuarto a favor de los de Dusko Ivanovic parecía resultar definitivo. Pero con este Lagun Aro ya se sabe: no hay partido sentenciado.

Tardaron en entrar en juego los de Sito Alonso. Desacertados en el lanzamiento exterior –su gran arma- en los primeros compases, los guipuzcoanos parecían acusar su falta de experiencia en el torneo. Mientras, el Baskonia tomaba la iniciativa con Teletovic (9 puntos en 10 minutos) ejerciendo de martillo pilón sobre el aro guipuzcoano.

La rápida respuesta de Alonso, dando entrada a Jimmy Baron –el mejor del Lagun Aro-, resultó providencial ya no solo para recortar distancias al final del primer cuarto (17-16), sino para hacer ver a sus compañeros que era posible la sorpresa. La irrupción del escolta de Rhode Island en el segundo cuarto fue simplemente espectacular. Con 12 puntos prácticamente consecutivos desde la lejanía, Baron enmudeció a la parroquia vitoriana, que un año más parece ser la que pondrá la salsa en las gradas.

Perfectamente dirigido por el descarado Raulzinho Neto, el ‘gebecé’ comenzó a distanciarse, aprovechándose del descanso de Teletovic. Pero ni con el bosnio en pista, pudieron los de Ivanovic frenar a un Lagun Aro en racha (28-38, al intervalo).

El montenegrino apretó las tuercas a los suyos en el vestuario, y en la reanudación se consumó la remontada en un abrir y cerrar de ojos. Gracias a la circulación del incombustible Prigioni y a la inspiración en la pintura de un Milko Bjeliça imparable, el Baskonia se marcó un 23-3 que frustró el buen trabajo donostiarra en la primera mitad (51-41, min. 27). Por si esto no bastase, Teletovic aparecía tanto fuera como dentro para completar el triángulo estelar vitoriano.

Sin embargo, cuando más noqueados parecían los de Sito Alonso, apareció Sergi Vidal para situar a los suyos a un solo punto (59-58, min. 34). Ex baskonista y uno de los más experimentados del torneo –suma 12 apariciones en la Copa-, el badalonés alimentó la ilusión del Lagun Aro con un triple y un ‘and one’ que obligó a Dusko a frenar el partido.
Tras el tiempo muerto, y a imagen y semejanza de lo ocurrido minutos antes, el triunvirato vitoriano volvió a tomar las riendas del juego, reviviendo a un Baskonia que ahora espera a su rival para la semifinal del sábado.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*