El Rey no gobierna, y ya casi tampoco reina, por @pablombelena

Poco puedo aportar yo a este tema. Sólo puedo decir dos cosas: que ya sabíamos que el Rey no gobierna, que lo hacemos los ciudadanos, eligiendo a nuestros poderes públicos, pero ahora también podemos afirmar que no reina. Porque para reinar, hay que convencer, hay que ganarse el respeto de la mayoría de los súbditos, y eso lo está perdiendo poco a poco. Y es más, pierde credibilidad, el cariño ciudadano y enciende las alarmas. Porque no hay nada peor que un pueblo tenga que ver a un español más con más derechos que él, con privilegios, dinero, títulos y tratos especiales que encima no se corresponden con un responsable desempeño de ese cargo o cargos.

Y es que esta vez el Rey ha metido la pata hasta el fondo. Primero, porque ha tenido sensibilidad cero ante el reciente incidente de su nieto, Froilán, que también causó un pequeño escándalo por un auto-disparo en el pie sin tener licencia de armas de caza. Segundo, porque eligió fechas conmemorativas de la II República, demostrando poco respeto. Al menos para mí, eso es importante. No le cuesta nada permanecer en casa el 14 de abril, por sensatez. Y, tercero, como es evidente, es inmoral que vaya presumiendo de “ejemplaridad”, exigírsela a su yerno Urdangarín y luego no comulgar con el ejemplo, con una práctica de lujo como es cazar elefantes en un país africano.

El Rey lleva maneras y modos de rico, de acomodado, de noble y señor feudal propios de otro siglo. Y eso agota, don Juan Carlos, a tus súbditos, que encima tienen que ver cómo la cifra de parados sigue engordando. Porque cuando todos estamos de fiesta, es bueno que usted también disfrute. Pero ahora es momento de apechugar, ser responsable, apretarse el cinturón. Aunque, es sabido, a usted le “quita el sueño” el “desempleo juvenil”. Manda narices.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*