El Real Madrid ya espera a su rival en la final, por Pablo Poza Pérez (@ppozaperez)

El Real Madrid solucionó sin sobresaltos su billete para la final de la Copa del Rey en el Vicente Calderón, donde sentenció en 16 minutos al Atlético de Madrid, que se alejó él mismo de la eliminatoria con dos penaltis inocentes, transformados por el portugués Cristiano Ronaldo, el goleador de un triunfo plácido.

Del 3-0 de la ida al 0-2 de la vuelta. Hoy no hubo nada de emoción. Dos veces en quince minutos. En la primera, una pérdida de balón de Mario Suárez en el medio centro habilitó el contragolpe del Real Madrid. La tomó Cristiano Ronaldo, le arrolló por detrás Javi Manquillo. Penalti absurdo y gol del portugués (0-1, m. 7), que repitió instantes después, cuando se cumplía el cuarto de hora. No midió bien su entrada Emiliano Insua en la carrera de Gareth Bale por un costado. Su entrada fue la segunda pena máxima. Y el 0-2, también de Cristiano, por el mismo lado que el anterior, al palo derecho de la meta del Atlético, con potencia e inalcanzable para Aranzubia, de nuevo titular por la baja por lesión de Courtois.

Carlo Ancelotti, técnico del equipo blanco, protegió a Sergio Ramos para la final. Estaba a una amarilla de la sanción. El entrenador le dejó en el banquillo en el intermedio. Simeone también sustituyó a Diego Ribas para la reanudación, un tramo intranscendente para uno y otro equipo visto el marcador. Ya estaba todo dicho en el partido, más allá de que Bale probara los reflejos de Aranzubia, que evitó el 0-3 con una buena parada a Cristiano Ronaldo, o de que Iker Casillas protagonizará una magnífica estirada, en la última oportunidad de una eliminatoria plácida para el Real Madrid, que ya espera rival en la final.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*