El psicólogo es malo..., por @MilagroMendoza

Uno de los grandes desafíos del psicólogo cuando entrevista por primera vez, a una persona, es sacar la pajilla del discurso inicial del paciente. Las personas que acuden a consulta, van motivadas por un malestar que abruma. Y sienten que no son comprendidas por su entorno habitual, familia, compañeros de trabajo, amigos, etc. Lo cual, en muchas ocasiones es cierto. Al estar tan presionados, la primera consulta resulta ser catártica para liberar tal presión. 
Sin embargo, la situación se complica cuando otros hablan por el paciente. Cuando un familiar o grupo, en esa consulta expresan lo que "creen" son los sentimientos y pensamientos de la persona involucrada. En esta consulta inicial suelen preguntar: ¿Como lo ve? ¿Que tiene?. Esto por el desconocimiento de como se trabaja a nivel psicológico.
Si la persona no se expresa, por estar abrumada emocionalmente, aún no tenemos datos precisos sino "impresiones" de la familia. El psicólogo como profesional que estudia los procesos cognitivos (mentales), las emociones y su impacto en la conducta requiere de más sesiones, alrededor de 3 o 4. Incluso en algunos casos hasta 5 sesiones para determinar el problema, ¿que lo sostiene, y como abordarlo?. Incluye en ocasiones el uso de las pruebas psicológicas, que llevan un tiempo para el análisis, pues no son un termómetro, en el cual el instrumento me mostró el resultado físico.
La familia por lo general, en su preocupación, esperan que el psicólogo se "preocupe" como ellos; y vea la situación como ellos "la ven". Olvidan que es un profesional entrenado y no un consolador angustiado. 
El psicólogo es malo. Acusación recurrente porque éste no se asusto como ellos. 
El psicólogo es malo, cuando el paciente gira instrucciones de como debe ser el tratamiento psicoterapeutico y el profesional "no le escucha".
El psicólogo es malo, al negarse a explicarle el informe psicológico de una tercera persona en una causa judicial. O si se niega, a testificar falsamente que atiende a un agresor.
El psicólogo es malo, cuando le explica que el trastorno de ansiedad, requiere la relajación profunda, y que no deja la mente en blanco. El paciente se niega porque en su religión le han enseñado que el diablo puede poseerle. 
Si la familia del paciente, exagera o dramatiza la situación a objeto de que el profesional de la salud mental, vea el caso con la gravedad que le da el familiar, se corre el riesgo de un diagnóstico falso o equivocado. La honestidad en la información vital, es clave, para precisar el diagnóstico ya que se trata del àrea mental o emocional. La información distorsionada trae consecuencias en el paciente. Luego el psicólogo es malo. 
La fantasía que abriga la familia, o el paciente, es que en el caso de los psicofarmacos (drogas) se "cure" y quede como antes del malestar que presenta el familiar y de manera instantánea. Ejemplo: algunos antidepresivos tardan 20 días en entrar en acción. Dejar sin soporte psicológico es un error. Luego el psicólogo es malo. 

Autora: Lic. Milagro Mendoza Twitter:@MilagroMendoza email: psi-milagromendoza@hotmail.com

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*