El problema del Balón de Oro español, por Jorge Gómez García (@xurxogg)

La final de la Eurocopa ha supuesto el cierre definitivo de esta temporada 2011-2012. Y como siempre cuando una temporada finaliza, se suele debatir sobre quiénes han sido los mejores jugadores del año. Por eso, y a pesar de que todavía estamos a cinco meses vista, la elección del Balón de Oro es tema de actualidad deportiva.

Tras la portentosa exhibición de fútbol  en la final del campeonato de Europa, son muchas voces las que claman por la elección de un español como mejor jugador del momento. Nuestros medios nacionales han iniciado bien pronto una campaña a favor de los futbolistas de La Roja. Si bien durante el resto del año publicitaban a Cristiano o a Messi –según fuesen de la capital o de Cataluña-, parece que la victoria de la selección ha provocado un cambio de rumbo en sus informaciones.

Casillas aún no ha logrado estar entre
los tres finalistas

Esta campaña mediática puede, por supuesto, favorecer a la terna española –Casillas, Xavi, Iniesta-. Sin embargo, parece complicado que alguno de los tres se alce por encima de dos cracks mundiales como son Messi y Cristiano Ronaldo. El problema radica en que argentino y portugués tienen el estatus de superestrella jueguen en el combinado que jueguen. Hagan lo que hagan, sus méritos –que los tienen- se magnifican. Gozan de buena prensa en todo el mundo y son los que más generan en cuestiones de publicidad o merchandsing. En los tiempos que corren es tan importante ser desequilibrante como que te lo reconozcan. Messi y Ronaldo tienen ambas cosas. Además, su posición en el campo, el ser los puntas de lanza de su equipo y los finalizadores de las jugadas les hace brillar todavía más si cabe. El puesto de delantero es, de largo, la más agradecida del negocio.

Contra todo esto luchan nuestros españoles. El gran hándicap radica en que ninguno ha destacado por encima del otro en la selección. España recibe elogios como conjunto, como orquesta armónica cuyos solistas tocan al mismo compás. El ballet está compuesto por once hombres que bailan al unísono. Cada uno con su función, pero todas perfectas y coordinadas. Es cierto que Íker, Xavi y Andrés sobresalen, pero no mucho más que Ramos, Busquets, Alonso, Silva o Fábregas. En España se destaca al equipo, en Portugal y Argentina –e incluso en Madrid y Barça-, a la estrella individual. De entre nuestros tres mosqueteros sería difícil quedarnos con uno. Algunos le darán más mérito a las manos salvadoras de Íker Casillas. Otros, apostarán por las coreografías con el balón en los pies que ofrece Andrés Iniesta. Los últimos lo harán por la trayectoria de la cabeza pensante del mejor equipo de la historia, el hombre que mueve los hilos de la selección y del Barcelona: el “profesor” Xavi Hernández.
Iniesta fue Balón de Plata en 2010

Por tanto, parece difícil que algún español gane este año el Balón de Oro. En las últimas ediciones la cosa ha estado entre Messi y Ronaldo. El argentino, a pesar de haber roto todos los registros goleadores, no ha ganado ningún título importante y ha fallado en los momentos clave (Chelsea y Madrid). Ronaldo ha conquistado su primera Liga española, pero sólo rindió a buen nivel en dos partidos de la Euro 2012 –no fue decisivo contra España-. Ante este panorama, podemos decir que parece que Cristiano ha acortado distancias con Leo (aunque sus números individuales siguen siendo brutales). La lucha entre los dos titanes estará más reñida que nunca. Ambos han tenido lunares en la temporada y seguramente los votos entre ambos estén más divididos, algo que sin duda permitirá que varios componentes de España se sumen a la disputa. Pero aquí está el gran problema: la repartición de votos entre los españoles. No hay uno que destaque por encima del otro, y éste es el gran inconveniente.

La mejor selección de la historia tiene tres candidatos muy equiparados, y así, sin elevar a uno por encima del resto, es imposible doblegar a los dos colosos. España es un colectivo por encima de los nombres. La Brasil de Pelé, la Holanda de Cruyff o la Alemania de Beckenbauer. La España… ¿de Casillas? ¿de Xavi? ¿de Iniesta?. No, la España del Tiki-Taka. El mérito está en el bloque. Nunca una selección fue tan parecida a un club. Por tanto, el Balón de Oro debería ser para… España como E-Q-U-I-P-O. Una pena que sea imposible. Sólo nos queda desear que Blatter reparta suerte y que los votos a los españoles se concentren lo más posible. Únicamente así tendremos opciones de que Luís Suárez tenga a un paisano en el olimpo del fútbol mundial.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*