El presidente @fape_fape afirma que la libertad de prensa está en serio riesgo en España

Nemesio Rodríguez, presidente de la FAPE

Nemesio Rodríguez ha participado en la presentación del Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras que aporta un cómputo de 49 informadores asesinados, 57 secuestrados y 389 en prisión por su trabajo en 2019

“Se puede afirmar sin exagerar que la libertad de prensa y el ejercicio libre del periodismo están en serio riesgo en nuestro país”, según ha afirmado el presidente de la FAPE en la presentación, este 17 de diciembre, del Balance Anual de Reporteros sin Fronteras (RSF). Nemesio Rodríguez ha recordado que 2019 se iniciaba con la vulneración del derecho al secreto profesional de varios periodistas por un juez de Mallorca y se cierra con la imputación, luego retirada, de 12 periodistas por publicar filtraciones del sumario de los CDR; el acoso y agresiones de manifestantes independentistas radicales a periodistas en Barcelona, la continuidad de la “ley mordaza” y de las ruedas de prensa sin preguntas o limitadas a dos, han sido otras constantes en los últimos meses.

Como consecuencia de todo lo anterior, para Nemesio Rodríguez, 2019 ha sido un año negro para la libertad de expresión y sus derivados en España, como lo demuestra que la FAPE y sus asociadas hayan tenido que hacer este año 41 comunicados en su defensa, 10 de los cuales hacen referencia a Vox. A este partido, el presidente de la FAPE lo calificaba como “el principal riesgo para la libertad de expresión en España” ya que, siguiendo el modelo de Donald Trump, “quiere convertir a los medios y a los periodistas, con los que mantiene una ofensiva brutal y frontal, en enemigos a destruir”.

El presidente de la FAPE también hacía referencia a la violencia registrada en octubre en Barcelona que se extendió contra medios y periodistas, y a las ruedas de prensa sin preguntas que “siguen siendo una anomalía democrática, una práctica aberrante a la que solo una iniciativa conjunta de directores y redactores jefes podrá poner coto”.

MENOS MUERTOS PERO MÁS PERIODISTAS ENCARCELADOS

En el ámbito mundial, durante el año 2019 (entre el 1 de enero y el 1 de diciembre), Reporteros sin Fronteras ha registrado 49 periodistas asesinados en el cumplimiento de su deber. Esta cifra “históricamente baja”, en comparación con el promedio de las últimas décadas, refleja esencialmente la disminución del número de periodistas asesinados en conflictos armados.

De los muertos, 14 son en América Latina —10 en México (los mismos que en Siria, donde continúa la guerra), dos en Honduras, uno en Colombia y uno en Haití—, lo que la convierte en “una región particularmente inestable y peligrosa para los profesionales de la información”, según la organización que ayer presentaba su informe anual.

“Ha disminuido el número de periodistas asesinados en conflictos armados probablemente por dos razones: porque hay menos enviados especiales y menos corresponsales, es decir, se presta menos atención y menos recursos a la realidad internacional, y porque los periodistas han aprendido a ser más cautelosos a la hora de informar desde zona de guerra”, ha declarado Alfonso Armada, presidente de la sección española de Reporteros Sin Fronteras.

En contraprestación, Armada también destaca que “el número de periodistas encarcelados es cada vez mayor, y eso dice mucho de los instrumentos que emplea el poder (y de forma más obscena el poder absoluto) para acallar el periodismo incómodo”. A finales de este año, 389 periodistas se encontraban entre rejas a causa de su labor informativa, un 12 por ciento más que el año pasado, que a su vez había aumentado un 7 por ciento respecto a 2017. “A veces la cárcel (por no hablar de las terribles condiciones que padecen muchos de los detenidos, por ejemplo en China, Vietnam, Camerún o Irán) es casi más disuasoria que la muerte”.

La presentación del Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras tenía lugar en el salón de actos de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), cuyo presidente, Juan Caño, era el encargado de dar la bienvenida a los asistentes, señalando que este informe “recoge esos puntos de heroísmo que tiene nuestra profesión en algunos momentos. Es un informe dramático, pero muy necesario”.

En el acto, presentado por la periodistas Pepa Bueno, también ofrecieron su testimonio el periodista e ingeniero maltés Matthew Caruana Galizia, hijo de la periodista de investigación asesinada en 2017 Daphne Caruana Galizia; la periodista brasileña Elaíze Farias, cofundadora de la agencia de periodismo medioambiental y social Amazonia Real, y la reportera de Informativos Telecinco en Cataluña Laila Jiménez.

Se puede consultar completo el Balance Anual 2019 de Reporteros Sin Fronteras aquí

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*