El populismo de Mariano Rajoy, por María Navarro Sorolla (@mariapuntoes)

En los últimos meses la palabra ‘populismo’ ha copado el discurso político como mecanismo de defensa del gobierno del PP frente a la irrupción de Podemos, un partido considerado populista porque “dicen lo que la gente quiere oír”, según la vicepresidenta Santamaría. Remitiéndonos a esa definición, nos encontraríamos con que todos los partidos políticos son populistas, al menos los que han gobernado en este país (PP y PSOE). Ya que han hecho promesas en sus programas e idearios que luego no han llegado cumplir. Es decir, han dicho a los ciudadanos lo que querían oír para ganar unas elecciones y luego ‘si te he visto no me acuerdo’. La evidencia es que si los partidos en el gobierno no se hubieran comportado de un modo ‘populista’, siguiendo la definición de Santamaría, prometiendo lo que luego no cumplían,igual no hubiera surgido el 15M.

El propio presidente, Mariano Rajoy, hizo honor ayer a este populismo durante el Debate del Estado de la Nación negando que España hubiera hubiera sido rescatada. Algo rotundamente falso y evidente. Basta con buscar en Google ‘rescate España 2012′ para encontrar la noticia en RTVE, nada sospechosa de informar contra el gobierno actual, titulando ‘España pide un rescate para la banca‘. E incluso recurrir a las declaraciones del pasado 8 de noviembre en las que el propio Rajoy prometía que no daría “ni un solo euro de dinero público” a la banca.

Por tanto, atendiendo a lo anterior, ¿qué legitimidad tiene el partido del Gobierno de acusar a otro partido de “decir lo que la gente quiere oír”? Evidentemente, ninguna. Sobre todo si rescatamos la gran promesa que ayer anunció el propio Rajoy: “Tenemos un millón de empleos netos al alcance de la mano entre el pasado año y éste”. Una frase, sin duda, esperanzadora para el pueblo español que, más allá de que se cumpliera o no, tendría consigo una verdad oculta: la calidad del empleo. Porque, a día de hoy, el 65% de los españoles en riesgo de pobreza no escapa de ella tras encontrar trabajo; es decir que, tener empleo no significa vivir dignamente.

Ayer fue en el Debate del Estado de la Nación pero, para ver ejemplos de la definición de ‘populismo’ de Santamaría basta con ir a la campaña electoral del PP de las elecciones generales de 2011 para conocer lo que es de verdad ser populista. En ese periodo de captación de votos todo valía, hasta prometer lo que más tarde iban a incumplir, diciendo lo que los españoles querían oír: no iban a subir los impuestos,bajarían el IRPF, no abaratarían el empleo, ni la sanidad ni la educación ni las pensiones iban a ser afectadas por la crisis económicas, no subirían la luz, no realizarían amnistías fiscales, no inyectarían dinero público a los bancos y no habría rescate.

Así que si alguien es culpable de ser populista, en el sentido de decir lo que los españoles quieren oír, han sido y son ustedes, señor Rajoy.

Deja un comentario

Su dirección de email no será pública.


*